Efectivos sanitarios con equipos de protección individual atendiendo un paciente durante la emergencia del Coronavirus

La inesperada plaga en las calles de España tras el paso del Coronavirus

Estos enseres se acumulan en las aceras de varios barrios de Madrid en los últimos diez días

El paso del Coronavirus por España ha dejado, junto a la tragedia de los fallecidos, situaciones insólitas y fenómenos que no dejan de sorprender. El último llega de varios distritos de Madrid, una de las comunidades autónomas más afectadas por la pandemia, y tiene que ver con un objeto que los servicios de limpieza atribuyen al aumento de los muertos.

Se trata de los colchones, que estos días aparecen amontonados y puestos de cualquier forma al lado de los contenedores o  tirados en la acera  en barrios como Puente de Vallecas, Ciudad Lineal, Usera y Vicálvaro. Los vecinos han notado un aumento de colchones abandonados en los últimos diez días y las teorías son muy variadas.

Sin embargo, lo que parece más veraz es que estos colchones pertenecían a personas que fallecieron  durante la crisis del Covid-19  y que han sido retirados de sus casas por su familias. Ahora, los colchones esperan a que los servicios de limpieza retiren estos enseres, que primero tienen que ser  desinfectados  según marca el protocolo de seguridad.

Así lo aseguran los sindicatos de limpieza viaria, según los cuales hay un protocolo establecido para colchones abandonados  y que consta de dos fases: rociarlos con soluciones desinfectantes y  esperar cinco días antes de retirarlos. Pero durante el transcurso de este período, algunos colchones tapan la boca de los contenedores e impiden utilizarlos.

Los vecinos de estos barrios madrileños han detectado que cada vez son más los colchones que se amontonan en los aledaños de los contendores, y las reclamaciones a la administración local se multiplican estos días. Al parecer, el aumento de los colchones se ha producido con la desescalada y el permiso de  poder salir a la calle, que la gente ha aprovechado para tirarlos.

Por su lado, los profesionales recuerdan que se trata de focos de riesgo y que manipular este tipo de objetos no es tan fácil. Para ello, los servicios de limpieza exigen equipos de protección individual como mascarillas, gafas de protección y guantes.

El Ayuntamiento de Madrid, por su parte, recuerda que el pasado martes volvieron a abrir los  puntos limpios fijos  y los diez de proximidad para que los ciudadanos puedan depositar los residuos que no están incluidos en las cinco fracciones. Además, la prohibición de dejar colchones y objetos voluminosos en los contenedores no ha variado y aquellos que sean pillados en plena infracción serán expuestos a sanciones de hasta 1.500 euros.  

En algunos casos, cuando los servicios de limpieza levantan los contenedores los colchones caen y se meten debajo, y entonces cuando pasa el camión de la recogida no los ve. Las autoridades sanitarias recomiendan usar guantes en la vía pública  en este tipo de situaciones porque son focos especiales de contagio. Lo mejor, en todo caso, es no tocarlos.