Agente de la Policía Nacional en primer plano durante un control de carretera

Muy surrealista: Lo pillan en la calle en Logroño paseando a la mascota más inesperada

Ha sido sancionado por violar el estado de alarma

Agentes de la Brigada de Seguridad Ciudadana de la Jefatura Superior de Policía de La Rioja han sancionado  a una persona que se encontraba en la  vía publica«paseando» a sus dos peces, en una céntrica calle de Logroño, incumpliendo claramente los términos del Real Decreto 463/2020 que establece el Estado de Alarma.

Los hechos fueron detectados cuando los agentes, realizando su servicio de prevención y seguridad en relación al cumplimiento de las medidas adoptadas en el Estado de Alarma, sorprendieron a una persona paseando a plena luz del día por una céntrica calle de Logroño, la cual portaba una pecera que contenía dos peces.

Al ser identificada y preguntada por el motivo de su estancia en la vía pública, manifestó que venía de  casa de su hermana de recoger sus peces y que les estaba «dando un paseo».

Los agentes ante tal manifestación, procedieron a realizar una propuesta de sanción en virtud de las competencias atribuidas por el artículo 16 de la LO 4/205 y en base a los dispuesto en el Real Decreto 463/2020 decretado por el Gobierno de España, por el cual se aprobó el  Estado de Alarma  con motivo de la crisis sanitaria motivada por la enfermedad infecciosa COVID-19.

Situaciones dispares y curiosas son con las que los agentes se están encontrando en sus tareas de cumplimiento del Real Decreto 463/2020, como las que ocurren en los controles de vehículos o identificaciones de personas, que se realizan a diario, donde algunos ciudadanos no muy responsables intentan justificar los incumplimientos del confinamiento; como el  viajar dos personas en un coche y asegurar el conductor  que él iba a por el pan y el acompañante  afirmar que iba por unas golosinas.

Por ejemplo, un ciudadano afirmó que viajaba a casa de un amigo a entregarle el mando de una videoconsola, motivando que era algo de urgencia y de primera necesidad para su amigo; u otro que dijo que iba al huerto de forma urgente a quitar unas hierbas, así como una  mujer que estaba paseando a un conejo en pleno Logroño. Estos son solo un ejemplo de «los casos» con los que los agentes se encuentran a diario.