Primer plano de Jaume Padrós

Peligra la Navidad en España tras la última previsión de un experto

Jaume Padrós, presidente del Colegio de Médicos de Barcelona, prevé lo peor para estas semanas

La cuenta atrás para el comienzo de las fiestas navideñas ya ha empezado. Sobre la mesa decenas de planes para las reuniones con la familia teniendo siempre en cuenta la delicada situación epidemiológica por la que estamos pasando como consecuencia de la pandemia provocada por el Covid-19. No son buenos tiempos para cotillones y brindis sobre todo teniendo en cuenta que todavía no hemos podido doblegar del todo la curva de esta segunda ola.

Los expertos continúan con sus discursos sobre el riesgo que corremos con las celebraciones navideñas y alertan sobre las consecuencias que pueden tener incluso mucho antes de que la Navidad dé comienzo.

La tercera ola podría llegar antes de lo que esperamos

logo Twitter¿Aún no nos sigues en Twitter? ¿A que esperas? 📲Tus noticias preferidas al momento en el móvil con España Diario! Pincha aquí, TE ESPERAMOS!

Jaume Padrós, presidente del Colegio de Médicos de Barcelona, ha sido el último en sumarse al pronóstico nada alentador que tenemos por delante. Según sus propias palabras publicadas en su cuenta oficial de Twitter, Padrós apunta que, si no cambian las cosas, la tercera ola de coronavirus llegará antes de Navidad.

«Soy de los que me alegro —y mucho— cuando me equivoco después de haber hecho un pronóstico fatalista» comenzaba reconociendo Jaume Padrós al tiempo que añadía: «Si no cambiamos radicalmente de manera de hacer, tendremos la tercera ola antes de Navidad» lamentaba justificando sus palabras teniendo en cuenta las acciones que se están tomando en Alemania para contener el virus antes de la Navidad.

La cancellier alemana, Angela Merkel, ha decretado un «confinamiento duro» diez días antes de las fiestas navideñas. De esta manera, comercios no esenciales y colegios cerrarán sus puertas el próximo miércoles hasta el 10 de enero. Merkel quiere asegurarse que los alemanes no tienen excesivos contactos antes de Navidad —solo se permiten reuniones de hasta cinco personas— e intenta reducir al máximo la posibilidad de contagio.

La delicada situación de Cataluña

Si nos miramos en el espejo de Alemania, lo cierto es que las medidas tomadas en España contrastan mucho con las alemanas. Mientras allí apuestan por un confinamiento días antes de reunirnos con la familia, aquí centros comerciales, restauración y calles se llenan de gente haciendo imposible mantener el distanciamiento social.

El vaticinio de Jaume Padrós, sobre la pronta llegada de la tercera ola, coincide con la velocidad de transmisión que el virus está teniendo especialmente en Cataluña. Tras semanas manteniendo la Rt por debajo de 1, en los últimos días la velocidad de propagación se ha situado a 1,11, datos de este mismo martes, 15 de diciembre.

Junto a la Rt, el riesgo de rebrote también ha subido unos 38 puntos llegando a los 219, según los últimos datos del Departament de Salut. Los expertos aseguraban que la velocidad de transmisión y el riesgo de rebrote subirían después de los días festivos, y efectivamente, así ha sido. «Casi 2.000 nuevos contagios en un martes es una cifra muy mala» explicaba Enric Álvarez, investigador del grupo BIOCOMSC, durante una entrevista para RAC1.

Álvarez sostiene que con «con la actividad que hay en la actualidad la Rt suba de verdad» lamentando las consecuencias que esto tendrá en las últimas semanas, donde se espera que en enero haya «una nueva situación de crecida de hospitalizaciones». Teniendo en cuenta los últimos datos sobre el virus, el investigador ha sido contundente: «Estamos a las puertas de que pueda empezar la tercera ola».

El aumento en las cifras actuales son el reflejo de las horas antes del puente, y el experto lamenta que el pasado jueves, 3 de diciembre «hubo una movilidad como si no hubiera pandemia. Se registraron máximos de movilidad equivalentes a los que hubo en febrero». Con esta actitud es, no es de extrañar que la Rt suba.

«Epidemiológicamente hablando estamos mal y se tendrían que tomar medidas de reducción de contactos, pero claro, los datos epidemiológicos no es la única cosa que está encima de la mesa» sugiere Enric Álvarez haciendo alusión a la guerra abierta que existe por salvar la economía.