Bebé boca abajo en el interior de una incubadora

Los pediatras españoles lanzan un aviso urgente

Los más pequeños están sufriendo los recortes en Sanidad

Los pediatras españoles están alarmados ante el notable y progresivo deterioro de la cobertura sanitaria que se brinda a los más pequeños.

En los últimos años, los recortes que ha sufrido el Sistema Nacional de Salud en España han sido objeto de críticas por parte del personal sanitario y la población general.

Conscientes de la importancia de blindar el servicio y aumentar la contratación de personal, muchas voces se han alzado en contra de un sistema sanitario cada vez más mermado.

La precariedad laboral, los recortes de plantilla y la falta de personal médico en algunas zonas del país se han convertido en algunos de los principales problemas.

Esta situación no pasa desapercibida para los profesionales, que son los primeros en darse cuenta del colapso de la Atención Primaria.

Una niña con una mascarilla cubriéndole la boca y la nariz
La pandemia ha pasado factura a los servicios de pediatría. | Pexels (Tima)

Los profesionales están agotados por el esfuerzo realizado durante la pandemia del coronavirus y avisan de que urge tomar medidas para evitar un colapso sanitario.

"En los últimos dos años hemos hecho un gran esfuerzo. Hemos colaborado con las autoridades sanitarias para seguir atendiendo a los pacientes, mantener coberturas de vacunación y también dar información rigurosa a las familias, con las que hemos sido puente. Pero es necesario tomar medidas ya para evitar el colapso", ha advertido este jueves la presidenta, de la Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria (AEPap), Concepción Sánchez Pina.

Dura advertencia ante la falta de pediatras en los hospitales de España: 1.300 puestos

Ante el aumento de su volumen de trabajo y la imposibilidad de dedicar todo el tiempo que necesitarían por paciente, los propios sanitarios son los primeros en advertir sobre la falta de personal. Algo que ya han hecho los pediatras de toda España.

Durante la inauguración de su 18º Congreso, la Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria (AEPap) ha querido hacer un llamamiento sobre esta problemática.

Un trabajador sanitario inyecta la vacuna contra el Covid-19 a un menor, en el Hospital Infanta Sofía
Los especialistas calculan que faltan alrededor de 1.300 pediatras en los centros de salud. | Europa Press

Desde la asociación aseguran que existen "al menos 595 plazas de asistencia infantil vacías, sin ningún profesional médico -pediatra o de otra especialidad- que quiera trabajar en ese destino". Una cifra que ascendería a los 1.300 si tenemos en cuenta los puestos de pediatría cubiertos por otros especialistas o médicos con el MIR aprobado que no han pasado por los años de residencia -los denominados R0-.

▶️ Polémico entierro de Álex Pensado, el joven de 23 años fallecido

El mensaje de la Asociación de Pediatría de Atención Primaria a los políticos

La AEPap ha aprovechado su Congreso para lanzar un mensaje muy serio dirigido a la población y, en especial, a las autoridades políticas. Les piden que no echen balones fueras y busquen una solución para paliar los constantes recortes de las plantillas de Pediatría.

"Invitamos a las comunidades a buscar una solución organizativa para paliar en los próximos años el déficit de pediatras en Atención Primaria, que organicen con recursos e imaginación para poder cubrir estas plazas, que se reúnan con los pediatras y los escuchen", ha pedido Sánchez Pina.

La mano de un niño con una intravenosa
Las comunidades tienden a una reducción de la plantilla de pediatras. | iStockPhoto (AgFang)

Tal y como señalan desde la asociación, las comunidades autónomas están configurando sus planes específicos sobre personal dejando fuera a los pediatras. Una decisión que avalan debido a "la caída constante de población en el intervalo de edad de 0-14 años, de casi un 20% entre 2021 y 2035".

Sin embargo, los pediatras advierten de que estos cálculos no son realistas y no tienen en cuenta las jubilaciones que se están produciendo.

Según señalan, en el próximo lustro se jubilará uno de cada cuatro especialistas. En caso de no haber reemplazo la situación acabaría siendo insostenible y los menores quedarían completamente expuestos ante un sistema sanitario que les da la espalda.