Varias personas en el interior de una discoteca bailando con escasa iluminación

Ponen fecha para las primeras fiestas y apertura de discotecas en España

Los locales de ocio nocturno, las salas de música en directo y los festivales de música podrían empezar a volver

Gran parte de la población se está preguntando cuándo recuperaremos algún atisbo de normalidad después de que la vacunación haya cogido velocidad en nuestro país. 

Actualmente, con el último informe de Sanidad sobre vacunación en la mano, el 6,5% de la población española está totalmente inmunizada contra el Covid-19, pero Pedro Sánchez anunció que la previsión del Gobierno pasa por tener al 70% de población vacunada el próximo mes de agosto. 

logo Twitter¿Aún no nos sigues en Twitter? ¿A que esperas? 📲Tus noticias preferidas al momento en el móvil con España Diario! Pincha aquí, TE ESPERAMOS!

Antes de esa fecha, el Ejecutivo cree que para principios de junio podría haber ya 15 millones de españoles vacunados, casi un tercio de la población, lo que podría ayudar a que comenzásemos a ver ciertas relajaciones en las restricciones y, quizás también, la recuperación de algunas cosas que hace más de un año que dimos por perdidas.

Entre las cosas habituales de la era prepandémica se encuentra el ocio nocturno, sin duda uno de los sectores más afectados por la crisis sanitaria. En algunas comunidades autónomas los locales llevan más de medio año cerrados, desde el verano pasado, pero esto podría cambiar pronto, por lo menos en algunas zonas. 

Marc Ramentol, secretario general de Salut de la Generalitat de Cataluña, aseguró la semana pasada que el gobierno catalán no descarta que desde este verano se pueda retomar «cierta actividad» en los festivales de música, el ocio nocturno y las salas de conciertos, eso sí, siempre adaptando su actividad a las restricciones que estén vigentes en el momento de su reactivación.

De hecho, según Ramentol, la prueba piloto que se hizo hace unas semanas con un concierto de Love of Lesbian en el que no había distancias de seguridad era precisamente testar las posibilidades de que este verano haya festivales de música. 

Otra cosa es que a los promotores de esos festivales les compense organizarlos, en función de las medidas sanitarias que haya que tomar, ya que ponerlas en marcha supondrá un esfuerzo económico extra para ellos, y a eso hay que sumarle que el control de aforos hará que reciban menos visitantes que en años anteriores, lo que también reducirá su beneficio. 

Sobre el sector de la música en directo y del ocio nocturno, Ramentol ha explicado que hay que trabajar con la intención de «recuperar cierta normalidad» si se van cumpliendo los parámetros y los plazos de inmunización previstos, más allá de que los tests de antígenos sean otra buena herramienta para utilizar en estos casos. 

De momento, en Cataluña se han hecho dos pruebas piloto para intentar recuperar la actividad económica de estos sectores: el mencionado concierto de Love of Lesbian y un concierto en la Sala Apolo de la capital condal del pasado mes de diciembre. En el primer caso, Ramentol ha destacado que el uso de tests de antígenos logró detectar seis casos positivos que ya no llegaron a entrar al concierto, evitando posibles contagios. 

El director de la Sala Apolo y del festival Primavera Sound, Alberto Guijarro, también se ha mostrado optimista y cree que el próximo otoño podrán volver a abrir con cierta normalidad después de más de un año con sus negocios clausurados. 

Preparándose para la cuarta ola

A pesar de todo, el secretario de Salut ha insistido en que alcanzar el 70% de inmunización no hará que de repente se acabe la pandemia. Seguirá habiendo medidas que habrá que mantener, aunque admite que no serán como ahora.

Hoy por hoy, Cataluña está en fase expansiva del coronavirus y con una cuarta ola incipiente, casi como en el resto del país, aunque los indicadores en la región han sido bastante inestables en las últimas semanas.

El descenso de la tercera ola se frenó con un aumento de contagios, de incidencia, del riesgo de rebrote y de la velocidad de reproducción del virus, a los que subieron una subida en número de personas ingresadas, tanto en planta como en UCI.

Unos días después, la mayoría de indicadores dieron un frenazo e incluso volvieron a entrar en una fase de descenso, aunque los ingresos han seguido aumentando. Ahora, la mayoría de índices vuelve a estar en fase de expansión y la presión sobre las UCI no deja de crecer, con los hospitales catalanes al borde del 40% de ocupación de sus UCI, lo que preocupa a las autoridades.

La semana pasada, la Generalitat ya tuvo que echar marcha atrás en su desescalada previa a la Semana Santa y se decretó un nuevo confinamiento comarcal en un intento de hacer reducir la movilidad, y se espera que durante esta semana la Generalitat pueda recuperar algunas restricciones con la intención de frenar la saturación hospitalaria.