El ataque se produjo en el Estrecho de Gibraltar

Pánico en el sur de España: un extraño ataque animal casi provoca una tragedia en un barco

Los tripulantes vivieron momentos de angustia por el temor de que la embarcación volcara. Se investigan las causas de este extraño comportamiento animal

Los tripulantes de una embarcación que se encontraba el pasado 29 de julio en el Estrecho de Gibraltar, justo entre las costas de España y Marruecos, vivieron una auténtica pesadilla cuando fueron atacados sin motivo alguno por un grupo de nueve orcas que casi hacen volcar el barco. Según los expertos, esta actitud no es nada habitual en este tipo de cetáceos.

Así lo explica en un artículo en el diario británico ‘The Guardian’ la bióloga Victoria Morris, que se encontraba en la embarcación y explica que, normalmente, ver a un ejemplar o más de orca es motivo de felicidad para los expertos. No obstante, y sin entender por qué, los nueve animales empezaron a dar vueltas alrededor de la embarcación haciéndolo girar, rompiendo el timón automático, mordiendo y dejando marcas de dientes en la quilla y haciendo unos ruidos ensordecedores. El ataque estuvo al borde de la tragedia.  

Unos momentos de angustia que Morris explica así en el diario británico: «El ruido era realmente terrible; las orcas embestían la quilla y había un eco horrible. Pensé que podrían volcar el bote», afirma, añadiendo que el ruido de los cetáceos era tan fuerte que las personas a bordo se tenían que «gritar» entre ellas para poderse oír.

Finalmente, la ayuda llegó una hora y media después del ataque, cuando ya se habían ido las orcas. Ahora los científicos intentan encontrar una explicación a esta actitud tan impropia de este tipo de animales.

Preocupación y posibles motivos del ataque

La comunidad científica ha mostrado su preocupación ante este extrañoataque que, de hecho, no ha sido el único, ya que un español que se encontraba navegando también sufrió el ataque de un grupo de orcas durante cerca de una hora, cosa que provocó daños en el timón. Otra pareja también vivió una situación parecida.

Según los primeros datos de los expertos, puede que este tipo de ataques se deban a un hipotético estrés de las orcas a causa de la contaminación del agua, la falta de alimento y la contaminación acústica en el mar a causa de las embarcaciones. De hecho, la pesca intensiva de atunes por parte de los humanos está agotando la principal fuente de alimentación de estos cetáceos, cosa que podría estar estresando aún más a estos animales.

También hay una pequeña posibilidad de que, después de tantos meses de ausencia humana en la zona por el confinamiento causado por el Coronavirus, la vuelta de las embarcaciones al mar haya estresado de golpe a las orcas, cosa que las ha vuelto más agresivas.

Orcas en peligro de extinción

Los expertos alertan de que las orcas del Estrecho se encuentran en peligro de extinción y se calcula que solo quedan unos 50 ejemplares en la zona, muy castigada por las constantes rutas marítimas entre África y Europa.


Comentarios