Un grupo de gente con una mujer empujando un carrito en primer plano paseando por la calle durante la pandemia

Una comunidad lo tiene claro: Cada vez 'menos posibilidades' de evitar un confinamiento

Los contagios y las hospitalizaciones siguen creciendo en su territorio

La consejera de Salud del Gobierno Vasco, Gotzone Sagardui, ha advertido de que, cada vez «hay menos posibilidades» de soslayar un confinamiento general, si no se cumplen las medidas establecidas para frenar el contagio de la covid-19. «Ahí es donde nos la jugamos», ha añadido.

logo Twitter¿Aún no nos sigues en Twitter? ¿A que esperas? 📲Tus noticias preferidas al momento en el móvil con España Diario! Pincha aquí, TE ESPERAMOS!

Además, ha precisado que el contagio «crece aceleradamente», al igual que la ocupación de UCI, pero ha afirmado que, aunque se está en «una situación tensionada, se puede seguir garantizando la atención a la ciudadanía».

En una entrevista concedida a Onda Vasca, recogida por Europa Press, Sagardui ha manifestado que la positividad sobre 100.000 habitantes en Euskadi está situada en 715,76. La tasa empieza a ser «alarmante» cuando pasa los 500, según ha asegurado.

En cuanto a la capacidad de contagio del virus, ha explicado que en la Comunidad Autónoma Vasca la incidencia sigue estando por encima del uno, con lo que cada persona contagia a más de una más.

Tras admitir que los casos positivos de la covid-19 «están creciendo aceleradamente» y también aumenta «aceleradamente» la ocupación de UCIs, ha afirmado que se está en «una situación tensionada, pero en la que se puede seguir garantizando la atención a la ciudadanía».

«Todavía estamos en un estadio dos de la previsión de número de camas UCI que pudiéramos llegar a tener, según el Plan Bizi Berri vigente en Euskadi. Estamos cerca del estadio 3 y, probablemente, seguirá ascendiendo ese número de personas que requiere de ingreso en la UCI», ha añadido.

Gotzone Sagardui ha dicho que hay margen para la habilitación de camas UCI y también para tener equipos de personas profesionales que los atiendan.

Insiste en que hay que cumplir las medidas

La consejera ha reclamado, una vez más, que se cumplan las medidas. «No me voy a cansar de insistir en que todos podemos aportar a frenar la expansión», ha aseverado, para precisar que «cada vez quedan menos oportunidades», si no se es capaz de asumir las restricciones que se han establecido.

Sagardui ha reiterado que la vacuna va a tardar y hay que «tratar de convivir» con el virus, que significa mantenerse «siempre alerta, con medidas para prevenir». Además, ha querido transmitir la necesidad de la solidaridad con el resto de la sociedad para protegerla.

La titular de Salud ha indicado que hace nueve días entraron en vigor medidas más estrictas porque la propagación de la covid-19 «se ha acelerado». En todo caso, antes de llegar a un confinamiento general, cree que todavía hay posibilidades, «sobre todo», si todos los ciudadanos «se lo toman en serio y se cumplen las medidas».

Según ha puntualizado, ahora se analiza si las medidas están teniendo efecto en el retroceso de los datos y en las tendencias que adopta la pandemia. No descarta que se tenga que llegar a un confinamiento general, cuyas características se decidirían en su momento, aunque ha recordado que todavía no se está en ese escenario. «Ahora tenemos unas medidas vigentes y tenemos que insistir en cumplirlas. Ahí es donde nos la jugamos», ha añadido.

Gotzone Sagardui ha señalado que «no cabe duda que la expansión de la pandemia puede ralentizar la recuperación paulatina de la presencialidad» que se estaba consiguiendo para los pacientes que no sufrían coronavirus.

Además, ha apuntado que la atención hospitalaria sí se había normalizado y «así se está manteniendo, por el momento». «Puede haber hospitales y centros de salud en los que, debido al grado de incidencia de la pandema en estos momentos, se encuentren más tensionados y tengan que reorganizar sus calendarios, pero no se ha suspendido ninguna actividad», ha subrayado.

A su juicio, se tiene «una gran fortuna» en Euskadi y es que su sistema sanitario trabaja en red y eso le da «fortaleza», y permite que «unos centros hospitalarios se apoyen en otros y que, cuando uno está en una situación más tensionada, otro pueda ayudarle a seguir prestando esa atención, siempre priorizando lo más urgente».