Pablo Casado sonriente durante una intervención en el Congreso de los Diputados

Casado ya tiene claro qué hará con los impuestos si gobierna España en los próximos años

El líder del PP reafirma su apuesta por una fiscalidad más baja para los contribuyentes

Han pasado ya casi tres años desde que Pablo Casado accedió a la presidencia del PP. Fue en un momento complicado para su partido: el 1 de junio de 2018, en una maniobra rápida y gestada en muy pocos días, prosperaba la moción de censura en el Congreso por la que Pedro Sánchez arrebataba la presidencia del Gobierno a Mariano Rajoy. Tras la sentencia del caso Gürtel, los socialistas presentaron la moción, que fue la primera que prosperó en España gracias a los apoyos del PSOE, Unidas Podemos, ERC, el PDeCAT, PNV, Compromís, Bildu y Nueva Canaria y la abstención de Coalición Canaria.

Un liderazgo que se acerca a los tres años sin que haya encontrado todavía el tono adecuado

Los escaños del PP, C's, Unión del Pueblo Navarro y el Foro Asturias fueron insuficientes para salvar a Rajoy, que salió de forma abrupta del Palacio de la Moncloa y que escasos días más tarde anunciaba su dimisión como presidente del PP y su adiós definitivo a la política. Se abría entonces la carrera sucesoria en las filas populares y, en cuestión de pocas semanas, se dilucidó que los contendientes serían tres: la exvicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría; la exministra de Defensa y secretaria general del partido, María Dolores de Cospedal —ambas históricamente enfrentadas— y el joven portavoz del partido, Pablo Casado.

Y fue a mediados de julio de 2018 cuando la formación optó por la renovación, dejando atrás la dicotomía Cospedal-Soraya, y apostando por Casado. Desde entonces, el nuevo presidente del PP ha liderado la oposición en España tras no poder superar a Pedro Sánchez en las dos elecciones generales que se han celebrado hasta la fecha, en abril y noviembre de 2019. A lo largo de todo este tiempo, a Pablo Casado le ha costado encontrar su posición como jefe de la oposición y aún a día de hoy, no ha logrado remontar la posición del PP en las encuestas, muy por detrás de los socialistas.

emoji regaloGRAN SORTEO ESPAÑA DIARIO: ¡Gana un vale de 100€ para gastar en Zara y todas las tiendas Inditex (Stradivarius, Pull&Bear, Bershka,...)! ¿A que esperas? ¡Participa ya al sorteo, es gratis! PINCHA AQUÍ y apúntate. ¡Es muy fácil!

No hay duda de que a Pablo Casado le queda mucho trabajo por hacer si algún día quiere acceder al Palacio de la Moncloa, aunque el líder popular tiene muchas esperanzas en el punto de inflexión que pueda suponer una victoria de Isabel Díaz Ayuso en las elecciones a la Comunidad de Madrid que se celebran este martes. La victoria popular podría realzar la marca y marcar un cambio de tendencia que, de rebote, impulse a Pablo Casado en las encuestas en su carrera por la Moncloa. En cualquier caso, todo esto está por ver y habrá que seguir si, efectivamente, ocurre en los próximos meses.

Pablo Casado lo tiene claro: bajar la presión fiscal, una prioridad en su programa

Pero al margen de lograr el impulso del que todavía no goza, Pablo Casado prioriza también la consolidación de sus apuestas programáticas. Una de las cuestiones fundamentales para el PP, y obviamente también para la ciudadanía de nuestro país, son las políticas fiscales. En las últimas semanas y meses hemos oído distintas propuestas, por parte del Gobierno, que defendían subidas de algunos impuestos. Enfrente de esta idea está el Partido Popular, que en las comunidades donde gobierna ha puesto en marcha el modelo contrario: una presión fiscal baja, acorde con su ideología liberal.

Así pues, en 2020 regiones como Andalucía y Murcia bajaron impuestos, algo que ambas comunidades volvieron a hacer en 2021; mientras que las subidas se registraron en regiones gobernadas por los socialistas: Canarias (2020), la Rioja (2020), la Comunidad Valenciana (2021) o las islas Baleares (2021). Las políticas fiscales aplicadas en las comunidades donde gobierna el PP son, en definitiva, la muestra de cuál es la apuesta de Pablo Casado si en los próximos años consigue su objetivo personal y el de su partido: recuperar el Palacio de la Moncloa.

Casado lo tiene claro: su idea es dotar a España de una presión fiscal más baja de la que tiene ahora. Reducir o eliminar los impuestos de sucesiones y donaciones, impulsar deducciones y ayudas como estímulo económico o rebajar el IRPF a fin y efecto de estimular el consumo son ideas que forman parte de las propuestas en materia fiscal que plantea Pablo Casado.

¿Elecciones generales durante el próximo año?

En todo caso, el presidente del PP trabaja con la idea de forjar su liderazgo con la vista puesta a las próximas elecciones generales. ¿Cuándo van a celebrarse? Ese es el 'quid' de la cuestión, ya que se rumorea que Pedro Sánchez podría barajar un anticipo electoral en breve. No son pocas las voces que apuntan que el presidente podría adelantar los comicios a este otoño o a la primavera de 2022. Incluso se especula con un adelanto inminente si Ayuso arrasa, para impedir que el PP gane tiempo y Casado logre arrebatarle la Moncloa. Habrá que estar atentos a lo que suceda en las próximas semanas.