Una mujer usando mascarilla durante la desescalada de la primera ola de coronavirus

La OMS señala al culpable de la tercera ola en España (y deberíamos reflexionar)

Catherine Smallwood ha negado que el gran incremento de casos se deba a la nueva cepa británica del virus

La tercera ola de coronavirus ha llegado pisando fuerte a España. Los casos no han dejado de incrementar desde que empezó el 2021 y la presión hospitalaria es cada vez mayor. Un aumento de contagios que algunos expertos han relacionado con la aparición de la nueva cepa británica del virus.

Sin embargo, ahora la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha señalado que el crecimiento de positivos sí que se debe a estas festividades tan señaladas.

logo Twitter¿Aún no nos sigues en Twitter? ¿A que esperas? 📲Tus noticias preferidas al momento en el móvil con España Diario! Pincha aquí, TE ESPERAMOS!

«Ha habido discusiones en torno a la posible participación de nuevas variantes. Aunque eso no parece ser necesariamente lo que impulsa la transmisión», ha explicado Catherine Smallwood, la responsable de la OMS en Europa, en una rueda de prensa que se ha celebrado este jueves, 28 de enero.

«Pero ciertamente podría ser el resultado de las celebraciones del período de vacaciones que han tenido lugar y que requerirá un esfuerzo realmente sostenido para reducir las cifras». 

De esta forma, la experta ha querido dejar claro que el gran incremento de casos de coronavirus no se debe a la nueva cepa británica, sino a la celebración de las Navidades.

Situación preocupante en España

Además, Catherine Smallwood también ha destacado que algunos lugares, como España o Portugal, «todavía están viendo incidencias muy significativas», mientras que en más de la mitad de los países europeos se han observado «tendencias realmente positivas».

Asimismo, la responsable de la OMS en Europa ha señalado que la situación que está atravesando nuestro país debería preocupar especialmente «dada la naturaleza generalizada de la transmisión» que está teniendo lugar en toda la región, «pero también, especialmente en las ciudades más grandes, una vez más, las tensiones los hospitales».

A pesar de que ha recalcado que se necesitará «mucho tiempo» para «reducir» las elevadas cifras de positivos que están teniendo lugar en el país, Catherine Smallwood ha celebrado que «en los últimos días se ha visto que los nuevos se han estabilizado en España».

«Esperamos que eso se traduzca en un descenso gradual en las próximas semanas, pero se necesita tiempo para que las medidas que se han introducido surtan efecto y se vean en los nuevos casos y luego, lentamente, en las hospitalizaciones y, finalmente, en las muertes».

Las palabras que ha compartido Catherine Smallwood en la rueda de prensa de este jueves, 28 de enero, coinciden con las declaraciones que ha realizado Fernando Simón, director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias (CCAES), durante las últimas semanas. 

El portavoz del Ministerio de Sanidad ha acechado el gran incremento de casos de coronavirus en España al mal comportamiento que tuvieron los ciudadanos españoles durante las pasadas Navidades y ha negado que el sinfín de positivos que han tenido lugar durante el primer mes del 2021 se deban a la nueva variante del virus. 

«Esta evolución de ninguna manera la podemos achacar a esta nueva cepa del virus. Está prácticamente asociada a nuestro comportamiento. La evolución de la pandemia no va a variar por la cepa británica, sino por nuestro comportamiento». 

La OMS pide que España confine a la población

Por otra parte, Santiago Mas-Coma, presidente de la Federación Mundial de Medicina Tropical y experto de la OMS, ha subrayado en una entrevista con 'Efe' que la previsión para España respecto a la epidemia no es «nada halagüeña» y que las medidas impuestas por el Gobierno no son más que «parches» que no van a conseguir frenar la expansión del coronavirus

Por esta razón, se ha mostrado partidario de un confinamiento de tres o cuatro semanas para poder reducir la transmisión del virus. Aunque ha explicado que el virus regresaría, «no lo haría con 10.000 casos diarios incontrolables, sino con un número manejable de 100 o 200».