Mujer sujetando un termómetro porque tiene fiebre

El nuevo síntoma de la variante ómicron

Se ha detectado un nuevo síntoma en los contagiados recientes de ómicron

El coronavirus está pasando a un segundo plano, pero sigue presente en nuestro día a día. Todo apunta a que quedan unos pocos días para que la mascarilla deje de ser obligatoria en espacios cerrados, pero aún se sigue teniendo cierto miedo al contagio. 

Desde que empezó la pandemia hace ya más de dos años, han ido apareciendo muchas variantes del SARS-CoV-2. Sin embargo, la delta, la delta plus y ómicron son las tres que más impacto han tenido en la salud pública española.

Tanto es así que, actualmente, ómicron es la variante dominante en nuestro país. Según el ministerio de Sanidad, el 83,9 % de los muestreos aleatorios recogidos mediante PCR pertenecen a la variante ómicron.

Ómicron, la variante predominante en España

Ómicron se caracteriza por tener una capacidad de transmisión mucho más elevada que el resto de variantes de coronavirus. A pesar de su mayor transmisibilidad, es cierto que presenta una sintomatología de menor gravedad.

En las primeras olas de coronavirus, los síntomas más característicos del contagio de COVID-19 eran la pérdida de gusto y olfato. Aunque estos síntomas desaparecieron con la llegada de ómicron.

▶️ Los 5 síntomas de Deltacrón, la nueva variante del coronavirus

La fiebre, y el malestar muscular y general son los principales síntomas de ómicron. Aunque no son los únicos, otros signos que son comunes en otras variantes, pero que también aparecen con ómicron son la tos, el cansancio, el dolor de cabeza y el de garganta.

Una sintomatología que también puede asociarse a otras patologías como la gripe o el resfriado. Gracias a ello, España está dando pasos hacia adelante para llegar a la ‘gripalización’ de la pandemia. 

Los síntomas más comunes de ómicron

Ómicron lleva varios meses siendo la variante predominante en España. Por este motivo, las autoridades sanitarias han podido profundizar en los estragos que provoca el contagiarse por esta variante.

Chica rubia con la mano en la boca tras toser en la calle
El dolor generalizado es uno de los principales síntomas de ómicron | Canva

Los síntomas que más se detectan actualmente con ómicron son los dolores. El dolor muscular provocado por el contagio de ómicron puede prolongarse hasta un par de días en caso de un cuadro leve de la enfermedad.

Además, los que se han infectado recientemente de ómicron, destacan dolores especialmente en la zona de las lumbares, las cervicales, los omóplatos y el abdomen.

Otro de los síntomas más destacados es la aparición de la hiperestesia. La hiperestesia se caracteriza por tener una sensación exagerada de los estímulos táctiles, como la sensación de cosquilleo o embotamiento. Este dolor puede sentirse en los músculos, en los huesos e incluso en la piel.

El nuevo síntoma de ómicron

El nuevo síntoma que está estrechamente ligado a contagiarse de la variante ómicron es un dolor molesto de oído. Así lo ha recogido ZOE COVID Study, la aplicación que realiza el seguimiento de la enfermedad en el Reino Unido.

Una mujer que tiene dolor en su oído izquierdo
El dolor de oído es el nuevo síntoma de ómicron | Canva

En este sentido, se apunta que ya son varias personas las que sienten un zumbido incluso después de haber pasado la enfermedad.

Un estudio de la Universidad de Stanford ya recogió que la variante ómicron podía causar problemas en el oído, pero no ha sido hasta ahora que algunos pacientes han reportado el síntoma. Se destacó que podía padecerse un dolor severo de oído, entumecimiento e incluso una pérdida temporal de audición.

“El dolor a menudo se asocia con un zumbido en los oídos. Sorprendentemente, estos síntomas, aunque más raramente, también pueden aparecer en pacientes que han sido vacunados con un ciclo completo”, relata la doctora Konstantina Stankovic.

España, camino a la ‘gripalización’ del coronavirus

Hace ya unos días que España inició la conocida ‘gripalización’ de la pandemia. La Comisión de Salud pública dio luz verde a la nueva estrategia de vigilancia y control de la COVID-19.

Desde el pasado 28 de marzo, los positivos asintomáticos y los casos leves ya no tienen que hacer ningún tipo de cuarentena. Además, también desaparecen las bajas laborales por contagio, que hasta ahora eran automáticas de 7 días.

Una pareja paseando por la calle con la mascarilla puesta
España está ‘gripalizando’ el coronavirus | Pixabay

Las cuarentenas solo son obligatorias para los casos graves y la población vulnerable, es decir, mayores de 60 años, inmunodeprimidos y embarazadas. Aunque en las residencias de mayores y hospitales, seguirán siendo obligatorias también. A pesar de ello, los aislamientos duran solo 5 días.

Además, en el pleno del Congreso de los Diputados se ha aprobado eliminar el uso de la mascarilla en interiores. En este sentido, Fernando Simón, el director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias (CCAES), ha propuesto que la fecha exacta para que entre en vigor la medida sea el próximo 12 o 13 de abril.