Imagen de un ejemplar de oso pardo

Balance trágico del 'finde' para los animales en España: ¡hasta dos osos muertos a tiros en pocas horas!

Estos casos se suman a la muerte de forma fortuita de otro oso en los Pirineos, el Cachou

Trágico balance de este fin de semana para la protección de los animales en España después de que, en tan solo unas horas este domingo, 29 de noviembre, hayan muerto a tiros hasta dos osos en nuestro país. En concreto, los hechos tuvieron lugar en el valle de Bardají (en la Ribagorza de Huesca, Aragón) y en el paraje de Ventanilla (Cervera de Pisuerga, Palencia, Castilla y León). 

En el caso de Huesca, el autor de los disparos reconoció que había sido él en defensa propio al ver que el oso de le acercaba «peligrosamente». En el segundo caso, los primeros datos de la investigación apuntarían a que el autor de la muerte del oso disparó de forma «accidental» por motivos que aún se están corroborando.

logo YoutubeLos mejores directos y vídeos de la red en el Youtube de España Diario. No esperes más, pincha aquí y síguenos gratis. ¡TE ESPERAMOS!

Pese a los confinamientos perimetrales a causa de la pandemia, estas muertes ponen de relevo que numerosos cazadores poseen permisos especiales para salir a cazar mientras el resto de la población debe permanecer en sus municipios sin poder salir de fin de semana. En estos dos casos, los permisos se debían a la caza de jabalíes, pero en toda España hay permisos de este tipo también para disparar contra otras especies, como los conejos. Unas autorizaciones que han sido criticadas duramente y de forma reiterada por entidades conservacionistas  y de defensa de los animales.

La muerte ‘accidental’ en Castilla y León

Estas dos nuevas muertes elevan la preocupación por la protección de esta especie. En el caso de Ventanilla, el mismo gobierno autonómico de Castilla y León confirmó la tragedia, afirmado que se trataba de una hembra adulta que murió por el impacto de una bala disparada supuestamente de manera accidental.

Pese a tener todos los permisos en regla por parte de los cazadores, la Consejería de Fomento y Medio Ambiente ha abierto una investigación que trasladará al Ministerio Fiscal para esclarecer los hechos y depurar responsabilidades. La muerte se produjo hacia las dos y media de la tarde del domingo.

Agentes medioambientales de la comunidad y de la Guardia Civil  levantaron el cadáver del animal y lo trasladaron directamente hacia el Centro de Recuperación de Animales Silvestres de Burgos, donde se le practicará la necropsia para determinar todos los detalles de la muerte. La cacería contaba con la supervisión de miembros de la comunidad y de las patrullas Oso de la Junta de Castilla y León, que día antes no habían encontrado rastros de oso pardo en la zona.

Nueva tragedia en Aragón

En cuanto al oso muerto a tiros en los Pirineos de Aragón, también se trataba de un ejemplar hembra conocida con el nombre de Sarousse. En este caso, el cazador participaba en una batida de jabalíes y, según el mismo autor, los perros de caza habrían propiciado el movimiento del animal, que se les habría acercado y, tras varios gritos y alertas, disparó presuntamente en defensa propia.

El trágico suceso obligó a parar del todo la cacería y se avisó a la Guardia Civil, que tomó declaración al autor de los disparos y a sus compañeros. Durante esta semana, técnicos del gobierno de Aragón llevarán a cabo la necropsia para extraer más información sobre esta muerte.

Una polémica que no tiene fin

La reintroducción de oso en los parajes de alta montaña del norte de España ha generado desde sus inicios mucha polémica entre la población, en especial en los granjeros, quienes denuncian que los osos a menudo atacan a su ganado, provocando muertes y, en consecuencia, una pérdida económica para sus negocios.

De hecho, este mismo año también se produjo la muerte de otro oso, el famoso Cachou, que, tras hallarlo sin vida en abril en un lugar de la Vall d’Aran, en Cataluña, las recientes investigaciones apuntan a que se trató de un crimen fortuito  y con sello humano. En este sentido, hace unos días se detuvo a un funcionario de Medio Ambiente del Conselh Generau d’Aran por su presunta implicación en el caso. Una de las hipótesis es que fue envenenado.