Foto de la profesora Irene Aguilar Heras

Lágrimas por la profesora Irene Aguilar, fallecida joven: ‘me enseñó a soñar’

Compañeros y alumnos lloran la pérdida de una docente muy querida por su humanidad

“La mejor persona que ha pasado por nuestras vidas”, así recuerdan los que la conocieron a Irene Aguilar Heras.

🔊 Si lo prefieres escucha la noticia. Pincha en el play:

Es una de las muchas reacciones a la muerte de esta profesora de Biología y Geología del Instituto Juanelo Turriano de Toledo. La docente, querida por todos, ha fallecido víctima de una larga enfermedad.

“No me lo creo”, reza uno de los innumerables comentarios que estas últimas horas llenan las redes sociales. La noticia del fallecimiento de Irene Aguilar ha causado una verdadera consternación en la comunidad educativa manchega. La profesora estaba muy vinculada con la vida cultural y asociativa de la ciudad.

Las palabras más emocionantes son las escritas por sus propios alumnos. “Me enseñó el amor por la biología, a creer en mí y perseguir mis sueños”, escribe una alumna de Irene. A estas muestras de dolor se han sumado también numerosos mensajes de otros colegios e instituciones del ámbito docente. 

Su gran humanidad

“Sentimos comunicar el fallecimiento de nuestra compañera Irene Aguilar Heras, profesora de Biología y Geología”. Así anunciaba el IES Juanelo Turrión del barrio del Polígono de Toledo la defunción de su trabajadora. “Más allá de su amor por esta profesión, nos quedamos con su gran humanidad”, añadieron.

También han aprovechado para enviar “fuerte abrazo a su marido y a toda su familia”. “Juanela por siempre”, son las palabras con las que acaba el comunicado más triste que este instituto de secundaria nunca hubiera querido escribir. Aunque la profesora llevaba tiempo enferma, su muerte ha caído como un mazazo. 

Montaje con foto de la profesora Irene Aguilar
Irene era muy querida en el IES Juanelo Turriano | La Noticia Digital

Irene Aguilar compaginaba su pasión por la docencia con su participación en el coro Jacinto Guerrero, un grupo de canto de la ciudad de Toledo. Allí reina hoy la tristeza por la pérdida de una compañera tan especial. Como también en la Asociación de Vecinos ‘El Tajo’, donde colaboró en varias ediciones de la Feria de la Ciencia.

Sus alumnos se despiden de ella

Otros institutos y centros educativos de la ciudad y la provincia se han sumado al pesar por la muerte de Irene Aguilar Heras. También su hermana, la periodista Magdalena Aguilar, que ha recordado a Irene como “la mejor amiga y hermana”. Sindicatos educativos e instituciones se han despedido de ella.

UGT Enseñanza Castilla-La Mancha han expresado “nuestros mayores deseos de paz, consuelo, fuerza y cariño en este momento tan triste”. También el IES El Greco, el IES Alfonso X El Sabio y la Universidad de Castilla La-Mancha han enviado sus condolencias. “Una mujer extraordinaria, de las que dejan huella”, afirman.

Después de que el instituto comunicara la muerte de la docente, se han sucedido las muestras de cariño por parte de alumnos y compañeros. Recuerdan a Irene como una “profesora muy cercana y humilde que comprendía al alumno a la perfección”. “La mejor persona, nunca lo olvidaremos”, se puede leer.

Una gran pérdida

En su entorno no dudan en definir en el momento como "una gran pérdida" para sus compañeros y para toda la comunidad educativa. Destacan su forma de relacionarse con los alumnos, tan pedagógica como cálida y humana. Sin duda, uno de los grandes baluartes del instituto toledano.

“Descansa en paz, Irene, tus chicos te echarán de menos siempre, nuestro más sentido pésame a su familia y amigos”, es uno de los mensajes más emotivos. “No me lo puedo creer, que dura noticia, un abrazo a familiares y amigos”, escribe otro en redes sociales. Y es que la noticia ha causado estupefacción.

“Qué tristeza tan grande, tu sonrisa brillará para siempre querida Irene”, escribe alguien que la conocía muy bien. Una de sus compañeras expresa: “Sonrisa eterna, amor por su profesión, amiga maravillosa, siempre en mi corazón, vuela alto amiga”. Una muestra más del gran vacío que deja.