Un ramo de flores en un cementerio

Fallece toda una familia española tras contagiarse de Covid-19 en menos de un mes

El padre falleció a principios de diciembre y en enero, su mujer y su hijo, que llevaban un mes ingresados, acabaron perdiendo su vida

La Comunidad Valenciana ha sido, probablemente, la comunidad autónoma española que más ha sufrido la tercera ola de Covid-19, que en ese territorio bien podría ser la peor ola de toda la pandemia. La incidencia acumulada se disparó en enero hasta los casi 1.500 casos por cada 100.000 habitantes en dos semanas, récord absoluto, con decenas de miles de casos nuevos.

Además, llegó a superar holgadamente el 50% de las camas de UCI ocupadas por pacientes Covid-19, y durante prácticamente todo el mes, ha sido la región con más víctimas mortales. 

logo Twitter¿Aún no nos sigues en Twitter? ¿A que esperas? 📲Tus noticias preferidas al momento en el móvil con España Diario! Pincha aquí, TE ESPERAMOS!

Con el paso de las semanas, y una ligera mejoría de la mayoría de indicadores, empiezan a ver la luz algunas de las historias personales que hay detrás de esta tercera ola en la región valenciana, algunas tan dramáticas como la muerte de toda una familia contagiada con Covid-19 en apenas un mes. 

Los hechos han ocurrido en la localidad de Alcúdia, donde un matrimonio y su hijo han acabado muriendo por la enfermedad entre finales del 2020 y principios del 2021, lo que ha provocado una enorme conmoción en la localidad. 

El primero en contagiarse fue Vicente, de 85 años, el padre y marido, quien acabó falleciendo el 8 de diciembre. Tras más de un mes de lucha contra el virus y con la muerte de Vicente todavía muy reciente, Joaquín, su hijo de 55 años, perdió la vida también en el hospital por la enfermedad el 4 de enero. Dos días después, el 6 de enero, en plena celebración del Día de Reyes, fallecía su madre, Carmen, de 80 años. Los tres lucharon contra el Covid-19, pero no pudieron vencer.

Tras ellos quedaron los dos hermanos de Joaquín, su mujer y su hija, que quedaron devastados tras tantas pérdidas. La hija, por ejemplo, perdió a su padre y a sus dos abuelos con un mes de diferencia. 

Un mes de angustia

A principios de diciembre, comenzaron los síntomas. Ellos lo atribuyeron a un «constipado», pero la situación acabó empeorando y Carmen fue ingresada el 4 de diciembre en el Hospital de La Ribera. Un día después, ingresaron a Vicente. En su caso, solo estuvo tres días ingresado, por el día 8 falleció y fue enterrado el día 9, el mismo día que tuvieron que ingresar a su hijo, Joaquín, por la misma enfermedad.

Carmen y Joaquín, a diferencia de Vicente, tenían buena salud, por lo que la familia siempre pensó que podrían luchar contra el virus. De hecho, incluso acabaron dando negativo en las pruebas, pero los síntomas no remitían, al contrario, se agravaron. Joaquín, Ximo para su familia y amigos, estuvo en estado crítico, y finalmente sus pulmones no pudieron aguantar. 

El 4 de enero murió Carmen, justo un mes después de haber ingresado en el hospital, y al día siguiente, víspera de Reyes, fue enterrada. El día 6, cuando la familia todavía estaba de luto por Carmen y con la muerte muy reciente de Vicente, tuvieron que despedirse de Joaquín, que fue enterrado el día 7. 

Los allegados de la familia, que han querido contar la historia para que la sociedad tome consciencia de lo peligroso que es el coronavirus, explican para 'El Español' que «esto no tiene que ver con libertades ni con gobiernos», y no entienden que haya negacionistas que todavía desconfían de un virus que ha matado ya a más de 60.000 personas en España. 

La situación, que ya de por sí fue mala por la muerte de tres familiares, fue todavía peor por las fechas en las que todo sucedió. La Comunidad Valenciana fue la única región que no permitió la llegada de familiares y allegados durante las fiestas navideñas porque ya se preveía una tercera ola devastadora. Y esta familia vivió en sus propias carnes lo que muchas más vivirían un mes después en nuestro país. 

Esta familia valenciana no pudo disfrutar de las reuniones familiares, como en el resto del país, porque acababan de perder a Vicente y tenían a dos familiares más ingresados por el Covid-19. Lamentablemente, el día de Reyes quedará marcado como una fecha negra en su calendario, un día que a partir de ahora poco podrán celebrar.