Multitud de ciudadanos en un paseo por una ciudad de España durante la 'nueva normalidad'

La pillada al Gobierno que saca a la luz lo que pueden esconder sobre los rebrotes

Una charla entre una ministra y la alcaldesa de La Coruña permite escuchar por primera vez la palabra ‘miedo’

Nuevo descuido del Gobierno que invita a la sospecha sobre la verdadera sensación en torno a los rebrotes en España. Si hace unas semana fue la ministra de Igualdad quien desveló sin querer lo que pasó realmente el 8-M, ahora ha sido una destacada miembro del Gobierno quien ha sacado a la luz sin querer lo que parece un secreto a voces sobre los rebrotes.

Se trata de la viceministra de Asuntos Económicos, Nadia Calviño, que en una conversación informal con la alcaldesa de La Coruña, Inés Rey, se le escapó lo que realmente piensan en el Gobierno de los rebrotes. La mala suerte para ella es que las cámaras recogieron el momento.

Nadia Calviño se encontraba en la capital gallega para apoyar al candidato de los socialistas en las elecciones gallegas, Gonzalo Caballero. Después del acto dieron un paseo por el centro de la ciudad, y Rey le confesó a Calviño: «Yo la verdad tengo un poco de miedo», a lo que la ministra le respondió: «Es que haces bien en tenerlo, eh, de verdad...».

Un cargo socialista en Galicia le apuntaba que está habiendo rebrotes allí, y la alcaldesa que en la Marina ha habido un repunte en una familia. En ese momento, pensando que el audio no estaría encendido, Nadia Calviño reconoció el temor del Gobierno a los rebrotes.

El Gobierno intenta trasladar un mensaje de calma y de que todo está bajo control. Pero el comentario informal de la ministra lleva incluido la palabra miedo, que es la gran proscrita del vocabulario de los miembros del Gobierno y en la moncloa.

Desde el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, hasta el ministro de Sanidad, Salvador Illa, y el director de Emergencias Sanitarias, Fernando Simón, todos apelan a la responsabilidad individual y ponen el énfasis en la rápida actuación de las autoridades sanitarias para detectar y aislar los nuevos focos. 

Este mismo fin de semana pasado, el presidente destacó que la detección precoz está siendo una gran aliada contra el Coronavirus pero llamó a no bajar la guardia. Mientras la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, pide el refuerzo de la seguridad en el «coladero» de Barajas, Sánchez intenta evitar la palabra «miedo».

Prohibida la palabra miedo

El discurso que llega desde Moncloa es que se quiere generar alarma. El propio presidente reconoce que tal vez debía haberse decretado antes el estado de alarma, pero que no se hizo porque la sociedad española y muchas fuerzas políticas no lo habrían entendido. 

En el propio contexto gallego, el candidato socialista tildó de «xenófobas» las palabras de su adversario político, Alberto Núñez Feijóo, cuando este manifestó su temor a que empeorara la situación sanitaria con la vuelta de madrileños y catalanes a Galicia. Algo que, según Gonzalo Caballero, es «demonizar» a las dos comunidades.

La verdad es que el Ejecutivo teme que los rebrotes se le vayan de las manos al recuperar la movilidad entre comunidades y reabrir los aeropuertos y puertos al turismo sin hacer pruebas PCR generalizadas. La multiplicación de los rebrotes en la primera semana de la nueva normalidad en España aumentan ese temor, que ha reconocido por error la ministra Calviño.