Paciente de Covid intubado y atendido por dos profesionales de la sanidad vestidos de blanco, altamente protegidos

El mensaje de la doctora Beatriz Amores: 'No van a caber los pacientes en el hospital'

La responsable de Urgencias del Hospital Clínico Universitario Lozano Blesa en Zaragoza, advierte de que están al borde del colapso

A pesar de que existe un tímido descenso de los contagios, algunas comunidades autónomas mantienen una situación epidemiológica muy preocupante. Tal es el caso de Aragón que en el día de ayer, miércoles 2 de diciembre, notificó 363 nuevos contagios. El presidente de la región, Javier Lambán, mantiene una extremada preocupación por la incidencia acumulada que tiene la región y que la sitúa con casi 80 casos más.

Si la media nacional se encuentra en 251,61 casos por 100.000 habitantes, Aragón tiene 330,94 nuevas infecciones, lo que la sitúa como una de las comunidades con mayor riesgo. De hecho, teniendo en cuenta la evolución de la pandemia, el pasado 1 de diciembre el Tribunal Superior de Justicia de Aragón (TSJA) rechazó la petición de los ciudadanos de levantar los confinamientos que actualmente están en vigor.

El llamamiento desesperado de los sanitarios

emoji regaloGRAN SORTEO ESPAÑA DIARIO: ¡Gana un vale de 100€ para gastar en Zara y todas las tiendas Inditex (Stradivarius, Pull&Bear, Bershka,...)! ¿A que esperas? ¡Participa ya al sorteo, es gratis! PINCHA AQUÍ y apúntate. ¡Es muy fácil!

Los profesionales sanitarios son los que mayores consecuencias están experimentando como consecuencia de la pandemia provocada por el Covid-19. Cuando todavía no se habían repuesto de la primera ola, la segunda les golpeó nuevamente haciendo que sus esfuerzos ser vieran saturados. Sin apenas descanso, tuvieron que volver a ponerse al frente de los cientos de pacientes que llegaban a los centros hospitalarios que se encuentran al borde del abismo.

Así lo explicaba Beatriz Amores, responsable de Urgencias del Hospital Clínico Universitario Lozano Blesa en Zaragoza. Amores hacia un llamamiento que ha sido viralizado por las redes sociales por el propio Gobierno de Aragón donde apela a la responsabilidad ciudadana y pone de manifiesto las dificultades por las que están a atravesando.

«Con este ritmo de contagios, no van a caber los pacientes en el hospital» comienza lamentando Beatriz Amores en un vídeo. «Podremos estirar los espacios, podremos inventarnos nuevos sitios para ver a pacientes, pero no podemos estirar al personal que está agotado, mental y físicamente» explica la sanitaria.

A continuación, Beatriz hace una petición a la ciudadanía para que la situación no se agrave todavía más: «Lo que os pido es que pare el ritmo de los contagios. En este momento, con el actual ritmo de contagios, no van a caber los pacientes que necesiten ingreso en el hospital» advierte.

Las UCI en Aragón están al borde del colapso

Se ha intentado que la capacidad de los hospitales, y especialmente las Unidades de Cuidados Intensivos, no lleguen al colapso. Un intento que no parece haber sido suficiente atendiendo a las decenas de llamamientos de los sanitarios que, en esta segunda ola, advertían estar al borde de su capacidad.

Actualmente, la comunidad de Aragón representa la segunda región con más ocupación en las UCI con pacientes de coronavirus. Cuentan con el 40,17% de camas ocupadas lo que la sitúa al borde del colapso. Una situación que todavía podría agravarse más teniendo en cuenta la cercanía de las navidades y el relajamiento en las medidas que se experimentarán con motivo de las reuniones entre familiares y amigos.

Por ello, Beatriz Amores, hacía este llamamiento para concienciar a la población de lo importante que resulta el cumplir con las medidas de seguridad y «utilizar mascarillas, distancia de seguridad, higiene de manos y ventilar espacios». Unos consejos cuyo único fin es el frenar los contagios y evitar una saturación de los centros hospitalarios.

A comienzo de esta segunda ola, el Hospital Clínico Universitario Lozano Blesa tuvo que ampliar sus instalaciones con una carpa auxiliar para dar cabida a los pacientes que llegaban con coronavirus. La carpa fue instalada en el aparcamiento del hospital en un intento de ampliar el servicio de Urgencia. Su apertura fue consecuencia del gran número de camas de UCI ocupadas —49 de las 51 de las que dispone el centro— y que situaron al hospital al borde del colapso.