Imagen de un perro y un gato compartiendo espacio en una casa

Tu mascota también sufre el confinamiento: cuáles son sus problemas psicológicos y cómo podemos ayudar

Los expertos afirman que los cambios de hábitos y el encierro en casa no solo afectan a los humanos

El confinamiento puede provocar un  aumento del estrés en los gatos al no tener tiempo en soledad y en perros más demanda de atención por aburrimiento, afirma la etóloga Esther Alonso, quien intuye que hay problemas de comportamiento que podrían aumentar al acabar el aislamiento.

Esther Alonso es veterinaria especializada en la conducta de pequeños animales y explica en una entrevista a EFE que, a las mascotas, igual que a los niños, les descolocan los cambios bruscos en la rutina  y si habitualmente los felinos ocupan un 10% de sus consultas, ahora con el confinamiento han aumentado las llamadas por problemas de conducta en gatos.

Gatos y perros, al límite

«Algunos gatos no llevan nada bien estar todo el día compartiendo su espacio o territorio», afirma la experta, destacando que ahora pasamos 24 horas en casa adultos y niños. Este aumento de las interacciones o manipulaciones y disminución de los tiempos de descanso pueden derivar en «agresividad redirigida por estrés hacia sus otros compañeros», ya sean otros animales o personas.

En el caso de los perros se está viendo mayores demandas de atención, porque se aburren o por aumento del apego, detalla Esther Alonso. Muchos perros pueden sentirse poco estimulados, no se ejercitan lo suficiente y su área social se ve perjudicada porque, aunque pueden salir, no pueden relacionarse entre ellos y esto les puede crear frustración y estrés.

Problemas cuando llegue el desconfinamiento

«Creo que las consecuencias reales del confinamiento se verán después, cuando volvamos a la normalidad, porque hay mascotas, incluso gatos, que tienen o pueden generar dependencia de sus dueños  y van a pasar de estar todo el rato con ellos a quedarse solos en casa, lo que les puede crear trastornos por separación o incluso ansiedad», añade.

Los perros necesitan de rutina, una vida estructurada y predecible, y ahora este cambio brusco en sus rutinas pueden generarles inseguridad e incertidumbre. Pero será cuando las personas comiencen a salir y a ausentarse 8 horas o más cuando afloren estos problemas de comportamiento. 

El confinamiento va a afectar especialmente a los cachorros, que están en la etapa de socialización, que va desde las dos semanas a los tres meses, un período muy importante, ya que marcará su carácter como perro adulto y al estar enclaustrados posiblemente cuando salgan a la calle pueden generarles miedo estímulos tan cotidianos como una moto o un autobús e incluso podrían presentar miedos a relacionarse con otros canes o personas.

Qué podemos hacer por nuestra mascota

Esther Alonso precisa que cada mascota necesita de un análisis personalizado y pautas específicas para reconducir la alteración de comportamiento, pero, en líneas generales, recomienda ir acostumbrándolos a no estar todo el día acompañados y crearles rutinas «que luego podamos mantener».

Para esto aconseja que, por ejemplo, mientras se hace teletrabajo se cierre la puerta de la habitación para limitarles el acceso, no prestarles atención a cada momento y tratar de no estimularlos con juegos  en horas en las que después van a estar solos, además de mantener los horarios de comida y paseos futuros.

Por el contrario, para los gatos que están estresados por la continua presencia de humanos y de ruidos en casa, el regresar a su ambiente cuando acabe el aislamiento «va a ser maravilloso», indica Alonso, quien reitera que cada animal debe llevar su análisis y tratamiento específico porque cada individuo es un mundo.