Hombre sujetando mano de mujer en cama de hospital

Luis, el médico español que salvó a su madre estando los dos ingresados por covid

Compartían la misma habitación y fue capaz de reanimarla

La pandemia ha dejado en España a lo largo de estos meses historias llenas de dolor, de muchas familias que no se pudieron despedir de sus seres queridos o de sanitarios que asisten a la pérdida de muchos pacientes a quién no pueden salvar pese a sus esfuerzos. Pero por suerte, también se están produciendo pequeños milagros, y si no solo hay que ver la historia del médico español Luis Gómez. 

Este, jefe de anestesiología del Hospital general de Alicante, fue capaz de salvar la vida de su madre yque estaba enferma grave con covid, y eso que él también estaba en esos momentos contagiado e ingresado en la misma habitación. 

Todo ocurrió en las primeras jornadas de la llegada del coronavirus a España, cuando este se estaba empezando a expandir a gran velocidad. Explica a 'Informativos Telecinco' como «el día 1 de marzo del año pasado mi madre me llamó por teléfono para avisarme de que ella y mi padre se encontraban mal», pues recuerda que también es médico de familia. 

En un principio, no pensó que realmente pudieran tener covid pues en esos momentos solo había unos cuantos aislados. «Les eché un vistazo y pensé que estaban pasando por un proceso gripal», relataba. Pero claro no había tenido un pequeño detalle: «En ese momento no caí que mi sobrino acababa de volver de un viaje a Italia», que recordamos que fue el primer país de Europa donde golpeó con fuerza el coronavirus

Poco después de visitar a sus padres, él también cogió el virus

Él no tardó ni 48 horas en notar los primeros síntomas, aunque «pensé en una gripe, pero me quedé en casa aislado, por si acaso». Pero fue empeorando y finalmente «cuando vi que me caía la saturación de oxígeno me vine al hospital y me ingresaron con una neumonía moderada por covid», afirmaba el médico de Alicante. 

Luis Gómez estaba en planta y en principio evolucionaba bien. Aunque su gran preocupación era su madre: «Pedí que la ingresaran conmigo, en mi misma habitación, porque al ser ella una mujer anciana, así podría ocuparme yo de ella». Aun así mientras él ya estaba a punto de recibir el alta, la mujer no paraba de empeorar, hasta que llegó a un punto crítico el cuarto día. 

Decidió no recibir el alta para cuidar a su madre y gracias a ello la salvó

Pero antes de que esto ocurriera, el doctor admite que «pedí a mis compañeros que no me dieran el alta, porque como no podía haber acompañantes con los pacientes covid, era mi única oportunidad de seguir a su lado para atenderla y cuidarla». Y esta decisión seguramente acabó siendo clave. 

Como decíamos, cuando habían pasado cuatro días desde el ingreso, la madre del doctor Gómez «se puso muy mala de manera muy súbita». Él observó como se le bajaba la saturación de oxígeno. Rápidamente avisó al personal de enfermería que a su vez dio la alarma al personal médico. 

Pero llego a un punto donde tuvo que tomar una decisión que acabaría siendo clave. Pese a la llegada de otros médicos, «yo era el que tenía más años de experiencia en manejar vía aérea y en tratar a pacientes en situación crítica». Por eso que cuando llegó el momento en que la mujer «dejó de respirar», decidió asumir «el control de la situación». 

Él mismo la entubó, pidió la medicación necesaria además del carro de paradas y «entonces empecé a reanimarla». Y aunque sus compañeros quisieron relevarle, siguió asumiendo ese difícil situación: «Dejadme que siga dando yo el masaje porque es lo último que voy a hacer por mi madre». Con estas palabras les respondió.

Finalmente, todo salió bien. «Después de 20 minutos de masajes y respiración mecánica su corazón volvió a latir», explicaba. Y pesa a estar 56 días ingresada en la UCI, Luis Gómez puede presumir de haber salvado a su madre y de haberle dado casi una segunda vida. «Después de una neumonía severa, una parada cardiorrespiratoria y 56 ingresada en la UCI con respiración mecánica, es una persona totalmente recuperada, incluso está más delgada y más fuerte que antes», explicaba en el medio citado.