Un sanitario con una jeringuilla en la mano

A la luz los planes del Gobierno para una vacunación récord: La vacuna podría ser obligatoria

Los primeros en recibirla serán los grupos vulnerables y los sanitarios

Desde que se diesen a conocer los grandes avances de la vacuna de 

‘Pfizer’ son muchos los que ven luz al final de este túnel lleno de incertidumbre. Con una eficacia del 90 por ciento, según la farmacéutica, los mercados se han inundado de optimismo.

Tanto es así que el ministro de Sanidad, Salvador Illa, aseguraba ayer en una entrevista para ‘RNE’ que, si todo iba bien, España recibiría 20 millones de vacunas que servirían para inmunizar a 10 millones de personas, ya que se requieren dos dosis para cada una.

Según el ministro de Sanidad, los primeros sueros llegarían a principios de año. Si no hay ningún contratiempo, Illa calcula que «alrededor de mayo» habrá un porcentaje «suficientemente relevante» de la población española y europea vacunada.

No obstante, el presidente de la Asociación Española de Vacunología, Amós García Rojas, pide paciencia. «Es un proceso largo, una cosa es que haya voluntad de vacunación y otra que haya dosis suficientes», señala. El objetivo es conseguir que entre el 50 por ciento y el 70 por ciento de la población se vacune para lograr esa ansiada «inmunidad de rebaño».

Aunque el ministro de Sanidad cree que ésta podría conseguirse en mayo, el presidente de la Asociación Española de Vacunología no se atreve a dar una fecha exacta. Y es que esto depende de muchos factores que deben tenerse en cuenta, no sólo del ritmo de llegada de las dosis. No hay que olvidarse de los factores externos y de qué forma se distribuya.

Por este motivo, García Rojas cree que habrá que esperar todavía una larga temporada. «Los países desarrollados tienen que hacer un esfuerzo para lograr que los más pobres tengan acceso a ellas. Sobre todo, debemos tener en cuenta que vivimos en un mundo globalizado, de forma que si no se erradica el virus también en estas zonas en vías de desarrollo, la pandemia continuará y no podrá erradicarse», señala.

¿Quiénes podrán vacunarse primero?

El ministro de Sanidad avanzó que se administrará de acuerdo «a los criterios que fijen los expertos». De hecho, ya hay en marcha un grupo de trabajo conjunto con las comunidades autónomas, entre los expertos de Sanidad y de vacunación de las autonomías, también con sociedades científicas, «para fijar los parámetros de a quién tienen que ser suministradas estas vacunas en primer lugar». Además, el Gobierno también tiene previsto consensuar estos criterios con los socios europeos.

Por su parte, García Rojas sostiene que habrá que ir priorizando dependiendo de las dosis que haya. Así se podrán establecer varios escenarios. Lo que más interesa es evitar la cara más terrible de la pandemia, las hospitalizaciones en UCI y los fallecimientos.

Por eso, el presidente de la Asociación Española de Vacunología cree que los primeros en vacunarse serán los grupos vulnerables, las personas mayores y aquellos con patologías de riesgo, junto a los sanitarios.

Una vez se haya conseguido completar este escenario, las vacunas llegarían a los trabajadores esenciales fuera del sector sanitario, trabajadores que no pueden distanciarse socialmente y grupos socioeconómicos vulnerables y otros grupos de mayor riesgo para conseguir que el 50 por ciento de la población esté inmunizada.

¿Obligatoria o voluntaria?

En cuanto a la obligatoriedad o no de vacunarse, desde el ministerio de Sanidad creen que no habrá problemas porque «la ciudadanía va a reaccionar bien, por tanto no creo que haga falta hacerla obligatoria, aunque es algo que no podamos descartar», apuntó Salvador Illa en ‘RNE’.

No obstante, entre la ciudadanía reina cierta desconfianza. Prueba de ello es el estudio realizado en verano por la Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología, FECYT.  Según sus datos uno de cada tres españoles no se pondría la vacuna contra el Covid-19.

El principal motivo es la rapidez con la que se están llevando a cabo las investigaciones para desarrollarla. No obstante, García Rojas tiene claro que «las vacunas pasan unos procesos de evaluación muy pulcros, puede causar efectos secundarios leves, como todas las vacunas, pero la de 'Pfizer' tiene un índice de seguridad muy poderoso».

Lo que está claro es que el Covid-19 ha venido para quedarse y como todavía quedan muchas incógnitas sobre su inmunidad, quizá haya que revacunarse cada cierto tiempo como ocurre con la gripe.