Imagen de archivo de una niña con un vestido de verano de espaldas en la naturaleza

Joaquín, el padre de la niña de 6 años enterrada viva, solo pide una cosa: 'No tiene cura'

Clama justicia tras el asesinato de su hija Lucía en septiembre de 2017 en Dos Hermanas (Sevilla)

El caso de Lucía, la niña asesinada hace 3 años en Dos Hermanas, sigue dando de qué hablar. Tras  matarla, la enterraron bajo el hormigón el 16 de septiembre de 2017 cuando aún estaba viva. Joaquín, el padre de la pequeña, confiesa en una entrevista para 'El Español', que está desesperado porque se haga justicia.

Hace unos días, el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) revocó la sentencia dictada por la Audiencia de Sevilla de septiembre de 2020 y ha condenado a prisión permanente revisable a dos de los tres principales acusados por la muerte de la niña: Ricardo G. 'El Pollino', el jefe del clan, y su padre Ricardo G.G. 'El Cabo'.

Joaquín, un padre desesperado que pide justicia por su hija

Por contra, a la mujer de 'El Pollino el TSJA la absuelve por entender que no existen pruebas que verifiquen la participación en el secuestro y en los asesinatos. «No tiene sentido que un juez la acuse de todo y otro de nada. La Justicia me sigue demostrando que sale muy barato quitarle la vida a una persona», denuncia Joaquín.

¿Aún no nos sigues en Telegram, la nueva mensajería de moda? ¿A que esperas? Tus noticias preferidas al momento en el móvil y gratis! Pincha aquí, TE ESPERAMOS!

«¿Qué no hay pruebas? Su ADN estaba en la camiseta de mi hija y estoy seguro de que fue ella quien urdió el plan y quien apretó el gatillo. Además su marido la inculpa en su declaración cuando aseguró que ella no le dejó que soltara a la niña». A día de hoy, el móvil del asesinato no está nada claro, pero según reza la primera sentencia, es posible que las razones del crimen estén relacionados con el tráfico de drogas.

«Esa maldad no se cura. Prefiero la pena de muerte»

Joaquín va a ir al Supremo para recurrir la absolución de Elisa. El padre de Lucía confiesa que según ha conocido más en profundidad los detalles del caso cree que ha conocido «la maldad más extrema de un ser humano y que esta no tiene límites». Por tanto, Joaquín piensa que ninguna pena de cárcel podrá rehabilitar a quien se llevó la vida de su hija por delante. «Esa maldad no se cura. Prefiero la pena de muerte».

Además, se lamenta de que «cuando Elisa salga de prisión volverá a ver a sus hijos, yo no volveré a ver a la mía, y a ellos podrán visitarlos en la cárcel, a la mía no volveré a verla más», afirma Joaquín, quien recalca que cree capaz de volver a hacer algo tan horrible como eso. «Lo poco que tenía ellos me lo han quitado. Me tengo que conformar con ver unos columpios vacíos y agarrarme a los recuerdos».

Joaquín tiene claro que llegará hasta el Tribunal Supremo

A su vez, el padre de Lucía está contrariado porque el proceso judicial comenzó con siete acusados y a día de hoy solo hay cinco. Joaquina, la madre y mujer de los principales acusados, está libre y ahora también Elisa. El resto de condenados a tres años y ocho meses son los que fueron los secuestradores, siendo uno de ellos el que ayudó a la Policía a dar con el lugar del asesinato, y la mujer que los llevó hasta 'El Pollino'. Esta última ha sido condenada a dos años y once meses de prisión.

Por último, Joaquín admite que cuando piensa en el momento que se encuentre con los autores del asesinato de su hija, no sabe cómo reaccionaría. «Si yo fuera como ellos, estarían en el mismo sitio al que mandaron a mi hija». Además, el padre de Lucía sabe que todavía tiene un largo proceso que recorrer, pero que irá al Tribunal Supremo porque Elisa F.M., no puede quedar sin condena alguna. «No puede salir tan barato haber matado a mi hija». Así las cosas, considera que no ha logrado del todo su objetivo, pero que no pierde nada porque, desde que murió su hija, ya no le queda más que luchar.