Imagen de unos hilos en una fabrica textil

Gran invento del futuro: Crean un hilo que se deshace con el calor para reciclar ropa

El hilo se deshace tras pasar por un horno y permite volver a ser utilizado

Según un informe de la Comisión Europea (CE), cada ciudadano consume de media al año 26 kilos de textil, una cifra que se traduce en la generación anual de más de 16 millones de toneladas de este tipo de residuos  en la Unión Europea (UE), lo que implica un gran impacto ambiental derivado de la cantidad de agua y energía empleada para la creación de una prenda. Unas zapatillas de deporte requieren, por ejemplo, 4400 litros de agua.


De acuerdo con las cifras facilitadas por el informe «Por una defensa de la moda circular», elaborado por la  Federación Europea de Empresas Sostenibles en 2019, el 73% de los materiales utilizados para la fabricación de ropa acaban en vertederos o incinerados, y solo un 1% de ellos se recicla, un problema que se ve agravado ante la gran dificultad de darles una segunda vida a causa de la multitud de elementos que componen una prenda y que han de reciclarse por separado.

Diseño pensado en la vida final del producto

El presidente de la Asociación Empresarial del Sector del Reciclaje Textil de España y Portugal (Asirtex), Pedro Andrés Oliver, indicó a Efe que lo que falta en la cadena de  reciclaje textil para que resulte eficiente es «pensar no solo en cómo vender más y mejor, que es lo que ha ocurrido hasta ahora, sino diseñar pensando en la vida final del producto desarrollado, que es de lo que nadie se ha preocupado hasta hace bien poco». Además de eso, Oliver recomienda a los ciudadanos informarse de la localización del punto de recogida de textil  más cercano y llevar ahí las prendas a fin de que los gestores autorizados «realicen la actividad profesional correctamente», y evitar en la medida de lo posible «depositar lo que no se desee utilizar en los contenedores de residuos  generales».

De esta forma, con los conceptos de circularidad y el reciclaje en mente, la start-up belga Resortecs ha inventado un hilo  que se disuelve con el calor, un prototipo que ha sido premiado en el Concurso Europeo de Innovación Social de 2020 organizado por la Comisión Europea. «Hoy por hoy, es imposible reciclar ropa», sentenció Cédric Vanhoeck, ingeniero de diseño y cofundador de Resortecs en una entrevista con Efe: «Hay botones, cremalleras y etiquetas y esto lo convierte en una tarea realmente complicada, porque se han de quitar manualmente y separarlas del textil, lo que resulta un proceso muy caro. Nuestra solución es la creación de un hilo  que se funde a altas temperaturas, que se puede utilizar en máquinas de coser que ya existen y a la hora de separar las piezas de una prenda no necesitaríamos utilizar tijeras, sino que con el calor la costura desaparecerá y obtendremos automáticamente piezas de tela separadas».

Listo para incorporarse en el mercado

Así, el proceso da comienzo con el uso del hilo  termosoluble de Resortecs para ensamblar una prenda en su fabricación, que, según sus creadores, está listo para incorporarse a cualquier máquina industrial. Y cuando la vestimenta llega al final de su  vida útil, pasa por un horno en la cadena de reciclado  que hace desaparecer las costuras, desmonta la prenda y permite volver a utilizar la tela sin necesidad de producir una nueva desde cero.

Por el momento, Vanhoeck afirmó que están haciendo pruebas: «Estamos haciendo tests con algunas marcas de ropa para incorporar nuestra idea, así como con fábricas para implementarlo en el proceso de montaje, un contacto que también mantienen con empresas de reciclaje para ubicar estos hornos a fin de cerrar el círculo».