Imagen de Iñaki Urdangarin en un permiso penitenciario reciente

Urgente: Iñaki Urdangarin podría haber contraído el coronavirus

En el centro en el que trabaja se ha registrado un brote de Covid-19

Iñaki Urdangarín se vuelve a ver afectado por el coronavirus. Como sabemos, durante el estado de alarma Urdangarín sufrió el doble confinamiento por encontrarse preso en una cárcel de mujeres y tras las salidas para realizar el voluntariado que desempeña en el Hogar Don Orione, el exduque de Palma podría haberse expuesto  al virus.

Por eso mismo ha sido sometido a una prueba PCR de carácter urgente, ya que en el centro  en el que trabaja se ha registrado un brote  de Covid-19. Según ha comunicado ‘TVE’, el marido de la infanta espera desde el pasado viernes los resultados del test.

Así, el pasado viernes se le realizó la prueba PCR al haberse confirmado el brote de coronavirus en el Hogar Don Orione. Tal y como apunta ‘La Mañana’, en el centro se han registrado al menos 10 casos de coronavirus.

Sin salida de la prisión a causa del virus

Malas noticias pues las que recibe Urdangarin, al que tan solo hace unas semanas se le denegaba  el tercer grado desde la dirección general de Instituciones Penitenciarias. Pese a que tiene un informe favorable de la Junta de Tratamiento de la prisión de Brieva, no le han concedido su petición.

Fue a principios de este mismo verano cuando se conocía que la Junta de Tratamiento de su prisión emitió un informe en el que aceptaba a Urdangarin a obtener la concesión de la semilibertad. A su vez, desde Interior se denegaba  esta posibilidad, lo que es posible que se recurra.

A causa del virus, la vida del marido de la Infanta Cristina ha sufrido un endurecimiento muy severo. Ahora no es posible que le concedan permisos penitenciarios, por lo que le es imposible salir de los muros de la prisión. Desde que el Estado de Alarma había finalizado, las salidas del centro penitenciario al centro en el que realizaba el voluntariado eran la única posibilidad de Urdangarín de abandonar temporalmente los muros presidiarios.

Ahora cabe esperar a ver qué resultados emiten las pruebas  y que el virus, en caso de haber dado positivo, no se extienda entre todos aquellos que trabajen o bien estén recluidos en la prisión.