Pablo Iglesias, en su escaño del Congreso de los Diputados.

Iglesias seguirá cobrando: Se llevará miles de euros al mes por haber sido vicepresidente

La indemnización es de 5.300 euros mensuales y podría cobrarla durante 14 meses, aunque es incompatible con cualquier otro salario

El pasado 30 de marzo, Pablo Iglesias abandonaba la vicepresidencia segunda del Gobierno que había ocupado desde enero de 2020, fruto del acuerdo entre el PSOE y Unidas Podemos para formar el primer Gobierno de coalición en España. Lo hacía tras anunciarlo unos días antes por sorpresa para ser el candidato de su partido a la presidencia de la Comunidad de Madrid en las elecciones autonómicas convocadas para el próximo 4 de mayo, y señalando a Yolanda Díaz como relevo, tanto en el Gobierno —como vicepresidenta y mujer fuerte de Unidas Podemos en el ejecutivo— como en la formación —señalándola como próxima líder del partido y candidata a la presidencia del Gobierno.

Iglesias ponía así punto y final a una breve trayectoria dentro de un Gobierno de España en el que nunca terminó de sentirse cómodo al 100%. Casi quince meses después de acceder al ejecutivo, Iglesias se percató de que ello no tenía el efecto esperado para Unidas Podemos y llegó a manifestar que estaba «en el Gobierno, pero no en el poder». Las elecciones regionales en Madrid ejercieron como pretexto perfecto para que Iglesias abandonara el barco del gobierno de coalición y se retirara de la política a escala estatal para trasladarse a la batalla autonómica en la Comunidad de Madrid.

Solicita la pensión compensatoria como exvicepresidente: 5.300 euros al mes

logo Twitter¿Aún no nos sigues en Twitter? ¿A que esperas? 📲Tus noticias preferidas al momento en el móvil con España Diario! Pincha aquí, TE ESPERAMOS!

Ahora, días después de que haya abandonado su puesto de vicepresidente segundo del Gobierno, Pablo Iglesias vuelve a ser noticia en relación a su etapa en el Gobierno: ha transcendido que ha solicitado la indemnización de 5.300 euros mensuales a la que tiene derecho por haber formado parte del ejecutivo durante catorce meses. Ha sido el medio 'Maldita.es' quien ha adelantado que Iglesias ha interpuesto una solicitud para acogerse a esta retribución compensatoria, a la que tienen derecho los exmiembros del Ejecutivo por un periodo de tiempo igual al que permanecieron en el Gobierno.

La indemnización que perciben es del 80% del salario que tenían como miembros del ejecutivo y, en el caso de Iglesias, podría cobrarla mensualmente durante catorce meses, es decir, hasta mayo de 2022, por un valor de unos 5.300 euros al mes. Si bien es cierto que el exvicepresidente ha solicitado acogerse a esta indemnización, también lo es que, 'a priori' va a ser elegido, el próximo mes de mayo, diputado en la Asamblea de Madrid. Si Iglesias asume su acta, automáticamente va a dejar de percibir el pago en calidad de exvicepresidente, ya que no es compatible con ninguna otra retribución.

Así pues, en principio Iglesias tan solo percibiría el pago de 5.300 euros durante un mes —el actual, abril de 2021—, pero seguiría cobrando si Unidas Podemos no entrara en la Asamblea de Madrid —es poco probable, encuestas en mano— o si decidiera renunciar a asumir su acta como parlamentario regional. Cabe subrayar que, por ahora, la intención de Iglesias es de «ocupar el puesto que decidan los madrileños», tal y como él mismo ha detallado en los medios de comunicación. En todo caso, eso no es incompatible con el hecho de que, por ahora, haya decidido optar a la retribución compensatoria mensual como exmiembro del Gobierno, de más de 5.300 euros al mes.

Dicha indemnización ha causado cierta polémica al conocerse que Pablo Iglesias ha decidido solicitarla. El propio Iglesias ha defendido este viernes, 9 de abril, en 'La Hora de la 1', su solicitud, manifestando que «es un derecho que me corresponde y durante el tiempo que no sea diputado, pues como han hecho otros muchos exministros y exvicepresidentes, son los ingresos que voy a tener». En la línea de su compromiso con la Asamblea de Madrid, Iglesias ha apuntado que el cobro de su indemnización «no va a ser más de un mes».

Pasa el relevo a Yolanda Díaz y se centra en Madrid

En paralelo a la polémica por la indemnización, Pablo Iglesias ha confirmado este viernes lo que ya dio por hecho él mismo cuando, el pasado 15 de marzo, anunció su dimisión como vicepresidente segundo del Gobierno: no va a presentarse para volver a liderar Podemos. Tras haberse presentado a la secretaría general en tres ocasiones, Pablo Iglesias cree que es hora de dejar paso y ha dicho que «es lógico que cuando se celebre un congreso haya una renovación».

En este sentido, Iglesias piensa —y así lo verbaliza— en Yolanda Díaz, la actual vicepresidenta tercera y ministra de Trabajo y Economía Social, como próxima jefa de filas de Podemos, así como candidata a la presidencia del Gobierno en las próximas elecciones generales previstas, 'a priori', para otoño de 2023. Definitivamente, Iglesias está confirmando su paso al lado y dejando atrás su meteórica trayectoria política, que parece convencido de querer culminar en la Comunidad de Madrid. Tras pasar por el Parlamento Europeo, el Congreso de los Diputados y el Gobierno en un margen de seis años, el líder de Podemos deja paso.