Dos personas con equipos de protección contra el Covid metiendo un féretro en un coche funebre

'Acabé con la vida de mi mujer y el coronavirus tuvo la culpa'

El autor de los hechos estaba muy deprimido desde que se jubiló

Anthony Williams asesinó a su esposa a los cinco días del primer confinamiento en Reino Unido. Este lunes el autor de los hechos presentaba su polémica defensa ante el jurado, alegando que la pandemia del Covid-19 tuvo la culpa de este trágico final para su mujer.

El pasado 28 de marzo, Anthony Williams, de 70 años, estranguló a su esposa Ruth, de 67 años, con el cordón de su bata. La pareja vivía en Cwmbran, al sur de Gales y llevaban juntos más de 46 años cuando tuvieron lugar los fatídicos hechos.

logo Twitter¿Aún no nos sigues en Twitter? ¿A que esperas? 📲Tus noticias preferidas al momento en el móvil con España Diario! Pincha aquí, TE ESPERAMOS!

La corte galesa escuchó este lunes como el autor del asesinato, un empleado de fábrica que se había jubilado, cayó en una depresión tras dejar de trabajar. Según él y sus abogados, la pandemia del Covid-19 hizo que su estado mental se deteriorara aún más: «Simplemente se volvió loco” y estranguló a Ruth en su domicilio.

La defensa añadió también que Williams no había dormido adecuadamente durante varias noches debido a las preocupaciones sobre el coronavirus, el dinero y su salud, según publica el medio ‘The Daily Mail’.

Anthony Williams admitió el crimen, sin embargo, reconoció que fue un homicidio involuntario por disminución de la responsabilidad. En su opinión, atacó a su esposa después de que ella le aconsejara «superar» sus preocupaciones sobre el virus y las finanzas domésticas.

Según añade la ‘BBC’, el jurado de Swansea también escuchó la llamada al 999 del propio Williams. En la conversación se escuchaba al jubilado galés decir: «Está muerta, la maté, tuvimos una discusión y la estrangulé. Tienen que venir de inmediato».

A pesar de los intentos por reanimarla nada se pudo hacer por salvar la vida de Ruth, que lamentablemente falleció en el hospital.

En la conversación grabada con la policía, Anthony Williams le dijo a los agentes: «No fue un asesinato y no quise asesinarla. Simplemente me volví loco. No haría daño ni a una mosca. No fui yo. Yo no soy así y no sé qué me pasó».

Por su parte, el jurado del Tribunal de la Corona de Swansea declaró por unanimidad a Williams no culpable de asesinato. El juez Paul Thomas dijo este lunes que sentenciaría al autor de los hechos el jueves.

Un caso similar en Estados Unidos

Lamentablemente este no es el único caso de asesinato durante la pandemia. Un hombre de 59 años, que según los informes estaba «deprimido por la pandemia de coronavirus», fue detenido tras matar a tiros a su esposa y a uno de sus hijos en Florida.

Los hechos tuvieron lugar en el mes de junio de madrugada en Orlando, según medios locales. Tras el aviso de un vecino, que decía haber escuchado varios disparos, la Policía se desplazó hasta el domicilio familiar.

Aunque las autoridades reaccionaron con rapidez, esto no pudo evitar el terrible desenlace. Al acceder a la casa, la mujer y su hijo yacían muertos en el suelo.

Mientras varios agentes reunían pruebas en la escena del crimen, un coche paró en la entrada principal del domicilio y un varón se bajó de él. Este hombre, Rivera Smith, confesó lo que había ocurrido en la casa.

«Le disparé a mi esposa», dijo. Además, según indican los investigadores, también expresó que había matado a uno de sus hijos y que había tratado de hacer lo mismo con el otro, que afortunadamente consiguió escapar ileso del ataque.

Mayra Berriel, hermana del autor de los hechos, afirmó en televisión que Rivera Smith «estaba luchando para sobrellevar una depresión provocada por el brote de Covid-19» desde hacía algún tiempo.

El autor de los hechos, de 59 años, se enfrenta a dos cargos de asesinato en primer grado y un intento de asesinato en primer grado.