María Jesús Montero comparece delante de la prensa en el Palacio de la Moncloa

Hacienda limita la cantidad que se puede pagar en efectivo entre profesionales

María Jesús Montero incluye esta medida dentro del anteproyecto de ley de prevención y lucha contra el fraude fiscal.

El Ministerio de Hacienda dirigido por María Jesús Montero ha puesto una limitación a los pagos en efectivo entre empresas y profesionales.

logo Twitter¿Aún no nos sigues en Twitter? ¿A que esperas? 📲Tus noticias preferidas al momento en el móvil con España Diario! Pincha aquí, TE ESPERAMOS!

Se trata de una medida que la socialista ha incluido dentro del anteproyecto de ley de prevención y lucha contra el fraude fiscal que fue aprobado el pasado martes por El Consejo de Ministros.

La nueva medida de Hacienda para luchar contra el fraude fiscal y la economía sumergida

A través de esta nueva norma, Hacienda pretende luchar contra el fraude fiscal y recaudar unos 828 millones de euros al año. Entre la batería de medidas que incluye la ley están:

  • La prohibición de las amnistías fiscales
  • Mayor control sobre el uso de nuevas tecnologías, como las criptomonedas o la prohibición del software de doble uso
  • La limitación a 1.000 euros de los pagos en efectivo para determinadas actividades económicas entre profesionales y empresas.

Según ha anunciado la portavoz del Gobierno y ministra de Hacienda en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, el objetivo de esta última medida es «bajar a su mínima expresión los pagos en efectivo».

El pago en efectivo entre particulares y empresas seguirá con el límite de los 2.500 euros

Con la nueva limitación, el pago entre profesionales y empresarios solo podrá realizarse en efectivo si el importe es menor a los 1.000 euros, una cuantía que es menos de la mitad de lo que se podía pagar en la actualidad.

El límite actual estaba en los 2.500 euros, que seguirá siendo la cuantía máxima para los pagos entre particulares y empresas. Esto quiere decir que un cliente particular puede seguir comprando en efectivo un producto de hasta 2.500 euros.

Este tope máximo ha sido ahora incluido en este anteproyecto de ley pero, según ha explicado la ministra, el objetivo es ir disminuyendo esa cuantía para ir reduciendo los pagos en efectivo y combatir así de la economía sumergida.

El año pasado la Agencia Tributaria recaudó 15.715 millones en lucha contra el fraude fiscal, un 4,1%, y se espera que esta cifra aumente tras las nuevas medidas implantadas.