primer plano de unas manos con guantes de látex manipulando una prueba pcr

Nadie lo entiende: El barrio de Madrid que lleva 1 mes confinado sin bajar los contagios

Es una de las zonas de Madrid que lleva más tiempo confinada de forma perimetral

La Comunidad de Madrid ha conseguido reducir su incidencia de casos de coronavirus de más de 800 por cada 100.000 habitantes hasta dejarla por debajo de los 300 en dos meses. Las autoridades madrileñas achacan esta reducción a los confinamientos perimetrales que la región lleva imponiendo más de un mes a las zonas básicas de salud que superan la incidencia de los 500 casos, pero otros no creen que se deba a eso, o por lo menos no es el único factor importante.

Muchos que son críticos con la gestión de Ayuso al frente de la pandemia utilizan el ejemplo de la zona de salud de Guzmán el Bueno, en Madrid, para contradecir sus tesis, ya que esta zona no ha logrado bajar la incidencia de Covid-19 después de un mes de confinamiento perimetral.

Esta zona de salud, donde se incluye el sur de los barrios de Arapiles y Gaztambide, una parte de Conde Duque y otra parte de Princesa-Argüelles, presenta una incidencia acumulada de 430 casos por cada 100.000 habitantes en las últimas dos semanas, con datos a fecha del 24 de noviembre del 2020 según el informe de la Comunidad de Madrid. Se trata de la incidencia más alta de todas las zonas de salud de la ciudad de Madrid, pero a diferencia del resto, su incidencia no ha conseguido bajar de forma consistente en las últimas dos semanas.

Los 21.366 vecinos que pertenecen a la zona de salud de Guzmán el Bueno no entienden por qué no bajan los contagios mientras el resto de la ciudad, y de la Comunidad, baja su incidencia de forma progresiva, aunque muchos creen que un factor importante es la falta de control en la zona. 

Sin controles policiales y sin información para los vecinos

Algunos vecinos denuncian que no han visto prácticamente controles policiales que vigilen que se cumple el confinamiento, y aunque creen que en otros casos el confinamiento perimetral puede ser útil, también creen que, en su caso, no está marcando la diferencia. A diferencia de otras zonas básicas de salud que incluyen municipios enteros, Guzmán el Bueno ni siquiera abarca barrios enteros, sino trozos de cuatro barrios diferentes. 

En la práctica, las personas que son responsables y están informadas sobre los protocolos y el confinamiento cumplen con la orden, pero quien no quiere hacerlo no lo hace porque tampoco hay nadie que vigile si lo está haciendo. Es más, según algunos vecinos, lo más normal es que quien no cumple el confinamiento lo haga por desconocimiento y no por voluntad de hacerlo.

«Yo ni me había enterado. Porque me lo dijo el otro día mi hija, pero yo ando por el barrio y no veo guardias, ni nadie que me avise», explica Salvador, un vecino de 84 años, para 'ElDiario.es'. Javier, otro vecino, explica que «yo creo que mucha gente ni sabe los límites de la zona confinada, hay más ignorancia que una intención real de saltarse las reglas».

Algunos incluso creen que ni la propia policía que tiene que vigilar que se cumplan los confinamientos saben dónde está realmente la línea que separa las zonas. El problema, dicen, es que una calle esté confinada y la otra no. «Si se confina una zona hay que asegurarse de que se cumple, porque el que es responsable lo va a cumplir, pero el que no, le va a dar igual si no le obligan», dice una vecina para el periódico 'Somos Chamberí'.