ÚLTIMA HORA

Pedro Sánchez abandona rueda de prensa por amenza militar
Imágenes de calles abarrotadas tras el fin del estado de alarma el domingo 9 de mayo del 2021

El Gobierno se abre ahora a apoyar un nuevo estado de alarma con una condición

Con respecto a un nuevo Estado de Alarma, Miquel Iceta, ministro de Política Territorial, ha explicado que «si el lehendakari o cualquier presidente autonómico lo plantease» para su región, «el Gobierno lo estudiaría y lo apoyaría»

En plena pandemia de la covid-19, campaña de vacunación y finalizado el decreto de alarma el pasado 9 de mayo, Miquel Iceta, ministro de Política Territorial y Función Pública, ha explicado que «en este momento no toca» un nuevo estado de alarma, aunque sí que ha asegurado que, «si el lehendakari o cualquier presidente autonómico lo plantease» para su comunidad, «el Gobierno lo estudiaría y lo apoyaría».

Estas han sido las declaraciones que ha ofrecido a en una entrevista con Radio Euskadi, recogida por el medio Europa Press, en el que el ministro ha insistido en que, tras la conclusión del estado de alarma el pasado día 9, existen «instrumentos suficientes» para tomar las medidas necesarias que eviten y frenen la expansión del virus.

Por otro lado, Iceta también ha explicado que si la situación lo requiere y el compromiso de la ciudadanía no es el esperado tal y como se ha podido ver con el cese del estado de alarma en la misma noche del pasado domingo, existen otro tipo de medidas restrictivas que las distintas comunidades autónomas pueden llevar a cabo para preservar la seguridad y la contención del virus.

¿Aún no nos sigues en Telegram, la nueva mensajería de moda? ¿A que esperas? Tus noticias preferidas al momento en el móvil y gratis! Pincha aquí, TE ESPERAMOS!

Igualmente, también ha recordado que se ha abierto la posibilidad de que las regiones puedan recurrir en casación al Tribunal Supremo, ante los criterios «no homogéneos» de los tribunales superiores de justicia a partir de las restricciones que adoptan. «Si viésemos que eso no funciona suficientemente, habría que ver si corresponde tomar alguna reforma legislativa», ha señalado en referencia a la respuesta del ministro de Justicia, Juan Carlos Campo.

Por otro lado, ha destacado que las propias regiones pueden pedir que se aplique el decreto perteneciente al estado de alarma en su territorio, aunque, desde su punto de vista, «no es momento de estado de alarma». «Yo creo que en este momento no toca, pero si el lehendakari o cualquier presidente autonómico lo plantease, el Gobierno lo estudiaría y lo apoyaría».

Irresponsabilidad ciudadana

El pasado domingo 9 de mayo a las 00.00 horas finalizaba el estado de alarma y, con él, regresaba la libre circulación y las reuniones entre personas.

Hasta el momento, regiones como Baleares y la Comunidad Valenciana continúan con la prórroga de medidas preventivas y restrictivas tales como el toque de queda, y las reuniones entre ciudadanos. Es por ello por lo que fueron de las pocas zonas en las que no se vieron ni tampoco vivieron las masificaciones nocturnas duramente criticadas tras el cese del decreto.

Momentos antes de concluir este estado, multitud de personas, sobre todo jóvenes de distintas zonas de España, se reunieron y celebraron con botellones en las calles el fin de las restricciones de movilidad impuestas en la actual pandemia del coronavirus.

Los agentes de la policía se vieron desbordados tras la situación que estaba aconteciendo al congregarse de manera multitudinaria la gente en varias zonas de Madrid capital, como la Puerta del Sol, la plaza Dos de Mayo o la de Chueca, al grito de «libertad», consumiendo alcohol en grupos sin respetar el aforo ni guardar la distancia interpersonal.

Vídeos e imágenes que no han tardado nada en difundirse por las redes sociales y que han causado un gran revuelo mediático y la total crispación al todavía situarnos inmersos en plena pandemia.

Esta misma situación se volvió a repetir en otros lugares como en las playas de Barcelona en donde la Guardia Urbana desalojó a unos 6.500 jóvenes, el paseo de Lluis Companys, el de Gracia o bajo el Arco de Triunfo.

En estas zonas lo hicieron al grito característico de «¡Se acabó el Covid!», y los jóvenes, con botellines en mano, bailaron agolpados y sin mascarillas.