Pedro Sánchez durante una comparecencia de prensa en la Moncloa

El Gobierno rebajará un 50% algunos alquileres: los detalles

El Consejo de Ministros aprobará este martes un plan de choque para ayudar al sector de la hostelería y el comercio

Los bares y restaurantes de España son los grandes damnificados de esta pandemia, aparte del gran número de víctimas que se ha cobrado y de todos aquellos pacientes que lo han sufrido en sus carnes, o en las de un allegado. La pandemia continúa en pie y, con ella, las restricciones que los gobiernos autonómicos ajustan constantemente ante unos datos peores de lo esperado para estas fechas. 

Muchos negocios se han visto o verán obligados a cerrar persiana tras el golpe, y otros piden a gritos ayudas al Gobierno de Sánchez para poder sobrevivir a la crisis y sacas adelante lo que les da de comer a diario. 

logo Twitter¿Aún no nos sigues en Twitter? ¿A que esperas? 📲Tus noticias preferidas al momento en el móvil con España Diario! Pincha aquí, TE ESPERAMOS!

En este sentido, el Gobierno de Sánchez aprobará este próximo martes, día 22 de diciembre, en el Consejo de Ministros, un plan de choque para ayudar al sector de la hostelería y el comercio, que incluye una rebaja del 50% del alquiler en los locales que pertenezcan a grandes propietarios (con más de 10 inmuebles), según informa este sábado 'El País', que ha tenido acceso al borrador del decreto.

Esta rebaja del 50% durante el estado de alarma, incluidas posibles prórrogas y los cuatro meses siguientes al su fin, la podrán solicitar antes del 31 de enero los inquilinos que cumplan dos requisitos básicos, que especificamos a continuación. 
 

Los requisitos para beneficiarse de la ayuda del Gobierno

Pero, ¿qué requisitos debe cumplir un negocio para poder acceder a dichas ayudas del Gobierno? Según se desprende del borrador del decreto del Ejecutivo, al que ha tenido acceso el medio citado, para beneficiarse de esta ayuda, el establecimiento debe cumplir dos características básicas: el local debe ser propiedad de un gran propietario, la primera; y como segunda, no debe existir un acuerdo previo entre las partes para la reducción temporal del alquiler o una moratoria en el pago durante la pandemia, que se entiende ya como una ayuda con la que el empresario podría sacar adelante el negocio en estos tiempos difíciles.

Además, para dar un impulso a este tipo de ayudas por parte de los mismos propietarios que alquilan sus locales para negocios, el texto incluirá incentivos fiscales: se beneficiarán de ellos todos aquellos que no sean grandes tenedores y que decidan rebajar las rentas que obtienen por el alquiler de sus locales dedicados a la hostelería y al comercio dadas las circunstancias, hasta que la situación mejores y todo se ponga en su sitio.
 

Los hosteleros se movilizan

El sector de la hostelería, en su mayoría desesperado por las pérdidas que ha causado su cierre y las distintas restricciones aprobadas para frenar la Covid, sigue movilizado. Este próximo lunes, 21 de diciembre, un grupo de hosteleros de Pontevedra llegará a Madrid tras dirigirse a la capital caminando des de Galicia en señal de protesta y para reclamar al Gobierno el rescate del sector. Un tercio de los establecimientos hosteleros de todo el país está en jaque y así decidían visibilizar su situación estos hosteleros gallegos, a quienes recibirá la junta directiva de Hostelería de España y diferentes representantes hosteleros de varias comunidades autónomas este lunes en Madrid.

Será justamente a las 9.00 horas de la mañana cuando se recibirá a los hosteleros que caminan hacia Madrid en el intercambiador de Moncloa. Después de la recepción, se llevará a cabo una marcha, que pasará por la Puerta del Sol hasta llegar al Congreso de los Diputados, cerca de las 11.00 horas de la mañana. Durante la jornada, los peregrinos gallegos podrán realizar una ronda de contactos con los distintos grupos parlamentarios, con el fin de explicarles la dura realidad que vive su sector y la gran necesidad que tienen de recibir ayudas por parte de las autoridades para evitar que desaparezcan miles de negocios y, con ellos, miles de trabajos para muchas personas que viven del mundo hostelero.