Valla de la frontera de Melilla con Marruecos

Una de las fronteras clave de España volverá a abrir en enero

El Gobierno espera concretarlo con el gobierno vecino en los próximos días

La actual pandemia provocada por el coronavirus ha cambiado en muchos aspectos nuestra forma de vivir. Uno de los que más se ha visto afectado durante estos meses ha sido sin ninguna duda nuestra movilidad. Por un lado vivimos un confinamiento domiciliario de semanas, por otro vemos como ahora dentro de España se restringe el movimiento entre comunidades para frenar la expansión del virus. 

Pero no solo a nivel interno, la pandemia ha limitado mucho nuestras posibilidades de viajar al extranjero. Los vuelos fuera de la Unión Europea desde España hace meses que se dan con cuentagotas. Pero eso no es todo, de momento siga cerrada una de las fronteras clave para nuestro país, no tan solo para el movimiento de personas sino también desde un punto de vista económico: la de Marruecos. 

logo Twitter¿Aún no nos sigues en Twitter? ¿A que esperas? 📲Tus noticias preferidas al momento en el móvil con España Diario! Pincha aquí, TE ESPERAMOS!

Aunque esta situación podría cambiar dentro de pocas semanas, si hacemos casos de lo publicado en la prensa del país vecino. Y es que tanto el Gobierno como las autoridades marroquíes ya estarían trabajando para abrir los dos pasos fronterizos a principios de 2021, concretamente el próximo 10 de enero 

El acuerdo se podría cerrar en la próxima visita que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y parte de su gabinete realicen a Marruecos. Concretamente, los ejecutivos se reúnen el próximo 17 de diciembre, en un encuentro donde también habrá representantes empresariales tanto de España como de Marruecos. Entre los asistentes estarán la titular de exteriores, Arancha González Laya o el de Sanidad, Salvador Illa. Esto ya hace pensar que no se tratará de una simple visita puramente económica, sino que se tratarán medidas sanitarias de impacto en la actual situación

Poner fin a 10 meses de cierre

González Laya ya dejaba entrever que en la reunión entre los dos gobiernos se buscaría «privilegiar los temas en los que hay acuerdos entre Marruecos y España». Y uno de ellos es sin duda «impulsar la recuperación económica postcovid». 

Hay que recordar que el gobierno marroquí cerró los pasos fronterizos de Melilla (Beni Enzar) y Ceuta (El Tarajal) el pasado 12 de marzo. Esto provocó un importante agravio económico en las zonas fronterizas pero no solo eso. Dejó atrapados a muchos marroquís en las ciudades autónomas que no pudieron volver hasta mayo, mes en el que hubo una apertura parcial para facilitar la vuelta de estos ciudadanos a su país. 

Seguirán cerradas las fronteras a los países de riesgo

Dónde no hay cambios es el actual cierre de fronteras que tiene España con la mayoría de países del mundo. Sigue prohibida la entrada de aquellos no considerados seguros o de alto riesgo, salvo unas pocas excepciones, hasta el 31 de diciembre. 

En la lista de los países desde dónde se puede entrar están incluidos todos los de la Unión Europea y del continente, incluidos sus ciudadanos y los residentes en ellos. También se incluyen otros con los que actualmente hay reciprocidad para los ciudadanos españoles: Australia, Japón, Nueva Zelanda, Ruanda, Singapur, Corea del Sur, Tailandia, Uruguay y China (sin contar Hong Kong y Macao de este último). Eso sí, los ciudadanos tienen que viajar directamente desde su país, no pueden haber estado los últimos días en un país de fuera de la lista. 

Para el resto de países, solo se establecieron una serie de excepciones, concretamente cinco. La primera es el personal de transporte de mercancías, tripulación de buques o personal de vuelos. También aquellos profesionales de la salud, investigadores o de cuidado a mayores que vayan o regresen a su lugar de trabajo.

También puede entrar en España personal diplomático, de organizaciones militares e internacionales o de organizaciones humanitarias pero siempre por motivos laborales. Se incluye también aquellos profesionales altamente cualificados cuya labor sea necesaria y no pueda ser pospuesta o realizada a distancia. Por último, está la excepción por motivos familiares imperativos, de fuerza mayor o necesidad.