Hospital de campaña montado delante de otro hospital

La foto en un hospital de España ayer que recuerda a marzo

En el centro de Alzira, en Valencia, tienen que atender a los pacientes en los pasillos y han solicitado un hospital de campaña

Marzo de 2020 quedó en la memoria de todos los españoles como el mes más crítico de la pandemia del coronavirus. Miles de contagios diarios colapsaron los hospitales del país dando lugar a escenas dramáticas. Una de las que se recordará siempre fue la de los pacientes siendo atendiendo en los pasillos ante la saturación y falta de espacio.

Una imagen que se ha vuelto a repetir en las últimas horas en el hospital de Alzira, en Valencia, que pone de manifiesto la situación límite en algunos centros. Los sanitarios en primera línea de la lucha contra el coronavirus tienen claro que la tercera ola ya ha empezado.

En muchas comunidades, los hospitales están empezando a tener problemas ante el goteo de ingresos. La situación se está complicando en las últimas horas y falta aún el previsible repunte de la Nochebuena y las fiestas navideñas, que se podría empezar a notar esta semana. En esta situación, vuelven a repetirse ya algunas imágenes de la primera ola.

La situación en el hospital de Alzira se ha complicado y algunos pacientes están siendo atendidos en los pasillos, porque apenas quedan camas libres. Desde el centro aseguran que lo peor está aún por llegar, que la tercera ola justo acaba de empezar y que la única solución viable para atajar el problema es un confinamiento domiciliario.

El Gobierno de España reconoce que la situación es crítica y que quedan por delante semanas difíciles. Pero también ha descartado por ahora un confinamiento total. Una decisión que dista mucho de lo que ya ha hecho el Reino Unido, por ejemplo, con un confinamiento duro y cierre de las escuelas incluido. 

Más ingresos que en marzo

Si la situación no mejora y llega el repunto que prevén los médicos y los expertos, España podría seguir el mismo camino. Los datos de estos días no reflejan un aumento notable, pero son datos engañosos porque durante las fiestas se han hecho menos pruebas diagnósticas. Los sanitarios asegura que los niveles de ingreso ya superan a los de marzo, mes en el que la pandemia irrumpió en España con más fuerza.

Ante la falta de datos fiables, situaciones como la que está viviendo el hospital de Alzira son el termómetro de la situación epidemiológica en España. Si no se toman medidas estrictas, los sanitarios temen que los contagios se seguirán multiplicando y los hospitales acabarán desbordados como sucedió en la primera ola.

Por eso en el hospital de Alzira ya han solicitado la instalación de un hospital de campaña. Por su lado, el presidente de la Generalitat valenciana, Ximo Puig, tenía previsto comparecer para detallar las medidas aprobadas de cara a los próximos días en la comunidad.

Crece la presión en los hospitales

La Comunidad Valenciana fue una de las que aplicó restricciones más duras durante las fiestas, cerrando la comunidad y permitiendo solo entrar a los empadronados.

En esa comunidad, sin embargo, los ingresos hospitalarios se han disparado un 14% en dos días y ya rozan el récord de la pandemia. En los primeros días del año se han registrado más de 2.000 nuevos contagios y 43 fallecidos. La situación no es mucho mejor en otros lugares de España. Al menos 12 comunidades están a fecha de hoy en riesgo extremo.

Los datos indican que la presión en los hospitales sigue subiendo en España. Un 23% de las camas disponibles en UCI están ocupadas por pacientes Covid. Al menos siete comunidades sobrepasan el 25% de sus plazas disponibles y entran en alerta extrema: Baleares, Castilla-La Mancha, Castilla y León, Cataluña, la Comunidad de Madrid, La Rioja, y también la Comunidad Valenciana.

Según el ministerio de Sanidad, hay 11.535 personas ingresadas por Covid-19 que ocupan el 11,12% de las camas disponibles. De ellas, 2.192 necesitan cuidados intensivos, al presentar cuadros más graves que exigen la asistencia de respiradores y personal especializado.