Montaje fotográfico de Carmen Fernández Romero, menor desaparecida en Madrid en enero del 2021

Buscan desesperadamente a Carmen, una menor que lleva días desaparecida en España

Las autoridades investigan actualmente las circunstancias de su desaparición

Nuevo caso de una menor desaparecida en España, la segunda en pocas horas en este 2021. Las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del estado están investigando la desaparición de Carmen Fernández Romero, una chica de 17 años de quien no se tienen noticias desde el pasado viernes, 1 de enero. 

Carmen fue vista por última vez el viernes en Madrid y desde entonces sus familiares han pedido la colaboración para dar con ella. La joven mide aproximadamente 1,50 metros, según ha compartido la plataforma 'SOS Desaparecidos' a través de sus redes sociales; tiene el pelo moreno y tiene complexión «corpulenta». Además, la chica tiene el pelo castaño y sus ojos son de color marrón. El aviso también destaca que tiene un piercing en la nariz, que podría hacerla más reconocible, y que también llega gafas. Cuando desapareció llevaba una chaqueta de color azul marino. 

logo Twitter¿Aún no nos sigues en Twitter? ¿A que esperas? 📲Tus noticias preferidas al momento en el móvil con España Diario! Pincha aquí, TE ESPERAMOS!

De momento se desconoce más información sobre las circunstancias de su desaparición y la Policía está investigando ahora las pistas que se tienen, aunque han pedido también la colaboración ciudadana a través de las redes sociales, ya que cualquier información podría ser vital para encontrarla en buen estado. 

SOS Desaparecidos ha facilitado también la información y pide llamar al 112, al 091 o al 062 si se tiene información de algún tipo sobre el paradero de Carmen, ya que cualquier pista ayuda. Además, también se puede llamar al número de teléfono 642 650 775 o al 649 952 957. 

Qué hacer cuando un menor desaparece

Las administraciones públicas y las fuerzas de seguridad llevan años dando información a los ciudadanos sobre cómo actuar cuando se pierde la pista de un menor, ya que la primera reacción en muchos casos suele ser el pánico y el nerviosismo, especialmente cuando se trata de niños más pequeños.

Por esa razón, se intenta dar unas pautas concretas sobre qué hacer en cada caso en una situación donde un menor haya desaparecido, y hay que tener en cuenta que las primeras horas suelen ser vitales en la investigación. Si se trata de una desaparición voluntaria, el menor en cuestión tendrá menos tiempo de tratar de esconderse de las autoridades, mientras que si es una desaparición forzosa el tiempo será vital para que el culpable no desaparezca y para poder salvar la vida al menor.

En ese sentido, las autoridades recuerdan que lo primero que hay que hacer cuando un menor desaparece es buscarlo en los sitios donde habitualmente se mueva, consultar con sus amigos, con otros familiares, vecinos o incluso en las redes sociales.

Si tras este primer paso no hay rastro del menor, entonces hay que contactar rápidamente con las autoridades para que las investigaciones comiencen lo antes posible, ya que son las horas más importantes para dar con el desaparecido. 

¿A qué cuerpo policial hay que recurrir? El hecho de que en España haya diferentes cuerpos de Policía con diferentes competencias puede llevar a confusión, pero en un caso de este tipo, lo mejor es acudir a las fuerzas de seguridad del Estado —Policía Nacional y Guardia Civil— y a las fuerzas autonómicas en el caso de que las haya —la Ertzaintza en el País Vasco, los Mossos d'Esquadra en Cataluña y la Policía Foral en Navarra.

En el momento de formular la denuncia de desaparición, las autoridades empezarán a investigar todas las pistas posibles para dar con el menor. Además, las fuerzas policiales recuerdan que en ningún caso hay que esperar 24 horas para denunciar, un mito muy extendido por culpa de las películas y series, e insisten: las primeras horas son vitales.

En la denuncia, los padres o responsables del menor deben facilitar toda la información posible sobre él o ella y que pueda ayudar a encontrarlos: descripción física, detalles sobre la ropa que llevaban al desaparecer, circunstancias de la desaparición, último momento en el que se tuvo contacto con ellos, amigos y personas cercanas al menor, una explicación sobre qué hizo o cómo pasó los días previos o si hay circunstancias que hagan el caso más urgente, como que necesite medicación o tenga alguna condición de discapacidad o trastorno mental.

Es también importante no recoger la habitación del menor ni lavar sus cosas porque podrían contener pistas que ayuden a los agentes a encontrarlos, y tampoco dejar entrar en casa a personas ajenas a la familia, porque en el caso de que estuviesen relacionadas con la desaparición podrían eliminar pruebas. 

Y por último, antes de compartir la información en redes sociales y medios de comunicación, las fuerzas de seguridad piden que los familiares hablen con los responsables de la investigación, porque aunque puede ayudar en determinados casos, también podría ser contraproducente en otros.