Fernando Simón en rueda de prensa el 25 de febrero del 2021

Fernando Simón contradice a Sanidad en su plan para Semana Santa

El director del Centro de Alertas y Emergencias Sanitarias no comparte imponer unas restricciones comunes en toda España

Fernando Simón ha vuelto a comparecer este jueves, 25 de febrero, como es habitual, para valorar y analizar la evolución de la pandemia de coronavirus en España, con una tercera ola que sigue a la baja y lejos del pico alcanzado a finales de enero. 

El director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias (CCAES) se ha referido a la situación actual, pero también a cómo podrá estar España dentro de un mes, a finales de marzo, coincidiendo con la Semana Santa. 

logo Twitter¿Aún no nos sigues en Twitter? ¿A que esperas? 📲Tus noticias preferidas al momento en el móvil con España Diario! Pincha aquí, TE ESPERAMOS!

En ese sentido, Simón ha contradicho a Sanidad y se ha mostrado contrario a adoptar medidas comunes para toda España, ya que considera que cada comunidad está en una situación distinta de la pandemia y que las medidas deben ser acordes a esa situación. El doctor ha avanzado, también, que es difícil predecir en qué situación se va a encontrar España dentro de cuatro semanas.

«Los datos que tenemos ahora nos permiten predecir que la incidencia va a seguir bajando a nivel nacional, pero no al mismo ritmo en todas las comunidades autónomas. Predecir a mayor largo plazo, sin embargo, es complicado. Actualmente hay una diferencia entre comunidades autónomas importantes, algunas tienen 70 casos por cada 100.000 habitantes y otras superan los 400», ha explicado.

Por esta razón, Fernando Simón cree que la estrategia que se siga en Semana Santa, cuando volverá a haber cuatro días festivos que pueden llevar al relajamiento de las medidas, especialmente las de carácter social y de movilidad, debe ser «muy cuidadosa». 

Aun así, ha admitido que la Comisión de Salud Pública sí que está trabajando en ese documento que se debatirá en el Consejo Interterritorial de Salud y con el que Sanidad quiere llegar a acuerdos con todas las autonomías: «Es muy probable que la semana que viene o como muy tarde la siguiente haya un borrador. Estaremos a tiempo para la aplicación en Semana Santa».

Simón ha querido incidir en que este texto, y los posibles planes para Semana Santa, se hacen teniendo en cuenta la incidencia actual y las previsiones que los expertos hacen de cara a las próximas semanas, pero que la situación puede cambiar en cualquier momento y las medidas podrían tener que cambiar, ya sea a peor o a mejor. 

Sus palabras esta vez son parecidas a las de antes de Navidad, cuando ya se avisó que Sanidad daba unas directrices genéricas, pero que las comunidades podían actuar diferente si su situación lo indicaba. De hecho, varias autonomías se desmarcaron rápidamente de ese plan tras observar un aumento de los contagios después del Puente de la Constitución. 

España mejora, pero todavía hay zonas en riesgo extremo

Sobre la situación actual en España, Fernando Simón ha destacado que «las cosas van bien», pero que todavía hay zonas de España donde la situación «no es buena», probablemente en referencia a Ceuta, Melilla, Madrid y el País Vasco, los únicos territorios que todavía no han conseguido bajar de los 250 casos cada 100.000 habitantes en dos semanas, el umbral que marca Sanidad para considerar que la situación es de riesgo extremo. 

Simón ha añadido que «lo que sería una pena es que, teniendo las ocupaciones de UCI al máximo, volviéramos a tener más casos de los que tenemos ahora. Nuestro sistema de salud no estaría preparado para asumir un aumento los casos. Tenemos que controlar la transmisibilidad al máximo», y ha pedido a las autonomías que aborden «con escrúpulo» la desescalada.

El doctor ha concluido señalando que «todavía no podemos relajarnos más de la cuenta. El descenso de la incidencia no es homogéneo en todas las comunidades autónomas, en algunas es muy agudo y en otras, si bien siguen descendiendo, es mucho más suave. Esto nos tiene que hacer reflexionar un poquito sobre la necesidad de mantener las medidas, quizá no todas pero muchas de ellas».