Imagen de una niña quitándose una mascarilla

El Gobierno pone fecha exacta para eliminar la mascarilla en interiores: en 2 semanas

La mascarilla en interiores dejará de ser obligatoria después de Semana Santa

El fin de la obligatoriedad de llevar la mascarilla en interiores ya tiene fecha exacta. El próximo 19 de abril será el día en el que el Consejo de Ministros aprobará su retirada.

La mascarilla en espacios cerrados tiene los días contados. Con la Semana Santa a la vuelta de la esquina, el Consejo de Ministros, que se celebró el pasado jueves, instó al Gobierno a eliminar el uso de obligatorio de la mascarilla en espacios interiores cuando lo aconsejara la comunidad científica.

Y ya se ha señalado el día: 19 de abril. Tras días de especulaciones, el Gobierno no se ha querido arriesgar a que se produzca la retirada antes de la festividad religiosa. Y es que con la lección aprendida de anteriores olas, la Semana Santa podría ser un riesgo para un repunte de contagios. 

Multitud de gente caminando por la calle sin mascarilla
La mascarilla dejará de ser obligatoria en espacios cerrados en dos semanas | Canva

Adiós a la mascarilla en interiores, pero con excepciones

La mascarilla en interiores es de las pocas restricciones que quedan vigentes en España respecto al coronavirus. Sin embargo, su retirada no será generalizada y habrá excepciones.

En este sentido, la mascarilla seguirá siendo obligatoria en ciertos espacios cerrados. En recintos donde hay personas de riesgo o un peligro mayor de contagio seguirá siendo obligatoria. Así pues, en residencias de personas mayores, en hospitales y en el transporte público no se podrá llevar la cara despejada, al menos por el momento. 

Varias personas haciendo un viaje en metro con mascarillas puestas
La mascarilla seguirá siendo obligatoria en ciertos espacios cerrados, como es el caso del transporte público | Pixabay

Para trabajadores y visitantes en zonas compartidas en centros socio-sanitarios seguirá siendo una medida de protección obligatoria. Al igual que para los trabajadores y visitantes de centros sanitarios y personas ingresadas cuando estén en espacios compartidos fuera de su habitación.

Sin duda alguna es la restricción que con más ansia estaba esperando eliminar la población. Sin embargo, no se podrá disfrutar de una Semana Santa libre de mascarillas.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez garantizó hace tan solo unos días que retiraría su obligatoriedad “al segundo siguiente” de que lo aconsejen los técnicos. Así pues, todo apunta que la decisión ha sido apoyada por las autoridades sanitarias.

Por su parte, desde el Ministerio de Sanidad, la ministra Carolina Darias se ha mantenido siempre cauta, insistiendo en que se iba a ir “paso a paso, tomando medidas desde la prudencia, desde la progresividad y desde la gradualidad”.

Una medida muy esperada, pero no aplaudida por todos

La eliminación de las mascarillas en interiores se realizará en acuerdo con el Consejo Interterritorial y las recomendaciones de los técnicos de la ponencia de alertas, según apunta La Sexta.

A pesar de que la población está deseando desprenderse de ella, no es una decisión tomada por consenso.

Mientras Isabel Díaz Ayuso, presidenta de la Comunidad de Madrid, la aplaude: “Consideramos que a estas alturas de la pandemia, perfectamente ya se puede estar en los lugares cerrados sin mascarilla”, otros dirigentes se muestran reticentes.

▶️ Los 5 síntomas de Deltacrón, la nueva variante del coronavirus

Es el caso de, por ejemplo, Galicia. Esta comunidad autónoma defendía esperar “al menos quince días” para conocer el efecto del fin de los aislamientos de las personas asintomáticas, que empezó el pasado 28 de marzo.

Aunque no es la única, también Andalucía se mostraba prudente ante la retirada de la mascarilla con la Feria de Abril y la Semana Santa a la vuelta de la esquina.

Sin embargo, otras comunidades como Cataluña no quiere esperar a que pase Semana Santa. En este sentido, la comunidad autónoma no descartaba retirarla sin el consenso del Gobierno central antes de Semana Santa.

Lo que está claro es que la retirada de la mascarilla, junto la eliminación de las cuarentenas de los positivos leves abren el camino a ver la luz al final del túnel tras más de dos años de pandemia.