Fernanod Martín, serio y con traje en la calle

Fernando Martín, los efectos negativos del ladrillo

Martinsa Fadesa realizó el mayor concurso de acreedores de la historia empresarial de España

Fernando Martín, el boom del ladrillo que explotó

Fernando Martín, plano general en la calle
Fernando Martín ha tenido serios apuros económicos | GTRES

 

Fernando Martín es uno de los mejores ejemplos de lo que se conoció como la burbuja del ladrillo que arrasó España a mediados de la primera década del siglo XXI.

El empresario vallisoletano, Fernando Martín, creó Martinsa, una empresa inmobiliaria que alcanzó un gran volumen durante la época dorada del ladrillo en España. Martinsa adquirió Fadesa, al empresario gallego Francisco Jové. Se trataba de otra constructora por la que pagó más de 4.000 millones de euros. 

Esta operación generó unas deudas brutales que coincidieron con la crisis inmobiliaria y financiera que tantos estragos hizo a partir de 2007. Martinsa-Fadesa se vio obligada a entrar en concurso de acreedores en julio de 2008, con una deuda acumulada de 7.200 millones.

Se convirtió en el mayor concurso de acreedores de la historia del país.

Todavía hoy no se han saldado todas las deudas contraídas

Fernando Martín en la calle, plano general
Fernando Martín | GTRES

Tres años más tarde, la compañía supuestamente había superado el proceso concursal, refinanciando su deuda con los bancos. No obstante, y puesto que la empresa no remontaba de ninguna manera, se pidió la liquidación de la misma en 2015. Todavía quedaban pendientes de pago más de 5.800 millones de euros.

En 2019 se abría el último lote de activos de la empresa para cancelar deuda por valor de 2.000 millones de euros. De este modo, se pretendía repartir entre los acreedores de la compañía que todavía no habían cobrado los activos de la empresa o lo que se pudiera sacar por ellos. 

Durante todos estos años, se han hecho varias operaciones de este tipo, poniendo a disposición de acreedores y terceros obra ya construida o terrenos en los que aún hay que edificar. Se trata de activos de los que se puede sacar un rendimiento económico posterior y una forma de compensar las pérdidas ocasionadas durante más de 12 años.

La empresa presidida por Fernando Martín todavía hoy figura en la lista de morosos de Hacienda en Galicia. Figura una deuda de más de 24 millones de euros.