Las medidas restrictivas por el COVID-19 afectan también a los funerales

'He perdido a mi niña y ahora me juzga toda España por el brote en el funeral'

La familia de Ángela Ortíz está destrozada por la pérdida de la joven y se siente juzgada públicamente por la sociedad

La familia de la joven fallecida en Belicena está destrozada. A su gran pérdida se ha sumado ahora el juicio público que tienen que soportar. El motivo no es otro que la aparición de un rebrote de COVID-19 durante el velatorio y posterior entierro de Ángela Ortíz.

Los familiares de esta chica de 17 años no pueden más. La joven falleció hace dos semanas a causa de un tumor cerebral contra el que estuvo luchando mucho tiempo. Ahora, sus más allegados se sienten juzgados por la sociedad. El coronavirus ha hecho mella en ellos, que sienten mucho lo sucedido en la despedida de Ángela, pero no son los culpables.

«La madre está destrozada, dice que, después de todo el sufrimiento que ha padecido, ahora tiene que vivir también con que la gente le señale por el brote. Pero ni nosotros ni nadie tiene culpa de esto, sólo el virus, que afecta a todo el mundo», cuenta la tía de Ángela Ortíz, Encarnación. Además, añade que «es duro ver que la gente te juzga por el brote después de haber perdido a nuestra niña».

Encarnación asegura que tanto en el velatorio como en el posterior entierro todos tomaron las medidas oportunas para evitar contagios. «Todo se hizo respetando las medidas de seguridad y con el distanciamiento necesario», señala.

En cuarentena

Desde que la pasada semana les dieran los resultados, tanto la madre de la pequeña como el resto de familiares y amigos contagiados se encuentran en sus casas a la espera de que los test den negativo. «Entre nuestra familia y nuestro círculo más cercano, se ha confirmado cerca de unos 40 infectados, pero afortunadamente todos estamos bien. Yo tengo una especie de resfriado de verano, pero poco más, y los demás están también casi igual», cuenta la tía de Ángela Ortíz.

Toda su familia está pasando por el momento un momento durísimo, pero asegura que la ayuda que están recibiendo por parte de muchos de sus vecinos hace que la pena se haga algo menos dolorosa.

El Ayuntamiento se hizo cargo de la situación de inmediato

Tras el velatorio y funeral de la joven, el consejero de Salud, Jesús Aguirre, comunicó la aparición de un foco en Belicena. Después de esta declaración el Ayuntamiento se puso manos a la obra. En apenas unas horas tenía todo preparado para hacer pruebas a todos los posibles contagiados por este coronavirus.

En total, 524 personas pasaron por el Centro de interpretación de la Vega de Belicena, donde se llevaron a cabo las PCR, entre el pasado miércoles por la tarde y el jueves por la mañana. Por el momento, sólo se han confirmado 45 positivos. Esta cifra podría aumentar en los próximos días, ya que se sigue con el rastreo de casos y las pruebas de detección del virus.

La familia agradece la implicación de los vecinos y, sobre todo, del ayuntamiento de la localidad en este asunto tan doloroso que les está tocando vivir.