José Manuel, médico de 54 respetado y cofrade que ha fallecido en la segunda ola

El doctor era una persona muy querida por sus vecinos

Médico
Un médico de Melilla ha fallecido tras dar positivo en Covid-19 | Cedida
 

Las urgencias de Atención Primaria de Melilla han perdido a su jefe de servicio. José Manuel Galindo Gómez falleció dos días después de que le comunicaran que era positivo en Covid-19.

Un hombre discreto, pero firme a la hora de expresar sus convicciones y opiniones, así era el jefe del Servicio de Atención Primaria de Melilla, SUAP.

Al doctor Galindo le diagnosticaron coronavirus el domingo 4 de octubre. El martes por la mañana se desplomaba en el baño, víctima de un infarto, según su entorno más cercano.

«Papá, ayer nos dejaste. Lo hiciste demasiado pronto, con tan solo 54 años y 10 meses, las fechas exactas, cómo a ti te gustaba. Yo tuve la suerte de disfrutar de ti tan solo 21 años y 2 meses. Todo ese tiempo lleno de momentos increíbles e imborrables que llevaré siempre en mi corazón», le escribía su hijo Fran el día después en una emotiva carta.

«Dios necesitaba un gran médico a su lado y no había nadie en el mundo mejor que tú», concluía Fran. Y es que el doctor Galindo era muy creyente. De hecho, entre quienes más han sentido su pérdida están los 340 hermanos de la Cofradía de la Flagelación a la que pertenecía desde los años 80. Era la persona encargada de que las reglas de esta hermandad se cumpliesen.

Tal era el fervor, que el doctor Galindo solía llevar una mascarilla blanca con el dibujo de una cruz cristiana que a la vez formaba la palabra fe. La parroquia de Nuestra Señora de la Medalla Milagrosa, situada en el barrio de Cabreriza, donde él nació, la comercializaba para recaudar fondos.

«Me quedo con que era una persona muy sencilla, muy discreta, no le gustaba estar en primera fila, siempre se quedaba rezagado, prudente, aunque cuando tenía que decir algo lo decía. En el ámbito cofrade, un buen cofrade, de los que siempre está trabajando para su hermandad, ya fuera en el cargo o como un hermano más», explica Roberto Vargas, hermano mayor de la Cofradía de la Flagelación.

Una pérdida muy dolorosa

La prensa local reportó el fallecimiento de José Manuel Galindo como el número seis en la ciudad desde que en marzo se inició la pandemia. El doctor Galindo era muy conocido y apreciado. Prueba de ello son los múltiples mensajes de despedida que se han publicado en las redes sociales.

El delegado de la Asociación Española de Guardias Civiles, AEGC, escribía en sus redes sociales: «Como amigo suyo de la infancia sólo puedo decir que ha sido una gran persona y un magnífico profesional. Que la tierra te sea leve amigo José Manuel, DEP».

«Acaba de fallecer mi amigo José Manuel Galindo, durante muchos años -aunque era joven- médico del SUAP de Melilla, cuyo hijo es un gran regatista de vela. Mis oraciones y mis condolencias para la familia. Descanse en paz un hombre bueno y noble», escribía Miguel Tasende, capitán marítimo de Melilla y presidente de Vox en la ciudad.

Como homenaje, todos los sanitarios de Melilla salieron a las puertas de sus centros de salud y hospitales el pasado jueves 8 de octubre para guardar un minuto de silencio por la pérdida de su compañero.

«Papá, aunque nosotros no podamos salir de casa, a las 12 estaremos en la puerta, recordándote como no paramos de hacerlo. Seguro que mucha más gente a las 12 estará desde sus casas, trabajos, etcétera, guardando ese minuto de silencio, porque son muchas las personas que te querían y a las que has dejado roto con tu marcha», escribía su hijo Fran en las redes sociales.

Y es que el joven, sus dos hermanas y su madre no pudieron participar en este sentido homenaje porque se encontraban en cuarentena tras el positivo de su padre.


Comentarios

envía el comentario