Una enfermera con una vía intravenosa

Fallece una enfermera tras recibir el alta por error de los médicos de su mismo hospital

La trágica negligencia médica ocurrió en un centro hospitalario de Galés

El caso de la enfermera Catherine Jones ha conmocionado al mundo tras salir a la luz una serie de negligencias cometidas por los médicos que la atendieron. Una serie de errores que precipitaron su fallecimiento el pasado noviembre de 2016.

Desde entonces, el marido de la mujer fallecida ha estado investigando el caso para intentar arrojar algo de luz sobre el trágico fallecimiento de su esposa. Dave está convencido de que los errores médicos arrebataron a su mujer las posibilidades de seguir con vida.

logo YoutubeLos mejores directos y vídeos de la red en el Youtube de España Diario. No esperes más, pincha aquí y síguenos gratis. ¡TE ESPERAMOS!

«Le prometí que sabría la verdad. Su muerte era evitable. Se le privó de su futuro y no tendría que haber sufrido. Debería estar celebrando su 40 cumpleaños esta semana pero fue decepcionada por cada estancia del hospital en el que trabajó», relató el marido de la fallecida al diario británico 'Daily Mail'.

La enfermera británica que fallece por los errores médicos de sus compañeros

La enfermera británica de 35 de años de edad trabajaba en el Hospital Wrexham Maelor, situado en el norte de Gales. La mujer llevaba años de servicio cuando en el 2013 le fue diagnosticado un quiste en el ovario que le podía dar problemas.

Sus propios compañeros de trabajo fueron los encargados de llevar el caso. La enfermera fue intervenida quirúrgicamente para extraer el quiste, pero los médicos de su propio centro de trabajo no realizaron el proceso correctamente.

Si el proceso se hubiese hecho según marca el protocolo, en la biopsia habría salido que el quiste era potencialmente cancerígeno, lo que significa que le habrían ofrecido una cirugía para extirpar el ovario derecho afectado y recibir un tratamiento adicional.

La mujer fue dada de alta sin tratamiento ni consultas de seguimiento

Sin embargo, la enfermera fue dada de alta sin recibir ningún tratamiento a mayores ni consultas de seguimiento.

Cuando en 2016 Catherine Jones volvió a ser consciente de que el cáncer había vuelto, ya era muy tarde para ella.

La enfermera tuvo que ser ingresada de urgencia en el hospital, donde le diagnosticaron un tumor muy grande en el ovario y tuvo que ser sometida a una histerectomía.

Aunque en un principio los médicos le aseguraron que habían podido extirpar todo el tumor, la enfermera británica murió unos meses más tarde bajo lo que parecía otro error del hospital. Tal y como se reveló en la autopsia, la mujer sufría metástasis.

Dave, el marido de la enfermera lucha por destapar los errores médicos del caso

Durante los últimos cuatro años, el marido de la enfermera fallecida ha estado investigando el caso para descubrir la verdad sobre lo sucedido y destapar los errores médicos que propiciaron la muerte de su mujer.

El ingeniero de 42 años inició una batalla judicial contra la Junta de Salud de la Universidad Betsi Cadwaladr (BCUHB) que dirige el hospital. Dave presentó al hospital un extenso informe que recogía  todos los errores cometidos por la institución.

Desde el hospital intentaron defender que la biopsia de Jones fue revisada dos veces y no se encontraron indicios cancerígenos, pero las investigaciones demuestran lo contrario y no les quedó más remedio que aceptar los errores cometidos.

En una audiencia previa a la investigación celebrada el pasado viernes 20 de noviembre, el hospital reconoció las negligencias cometidas y se disculparon por no haber proporcionado la atención adecuada. 

El caso de Catherine Jones ha tenido una gran repercusión en el país porque ha puesto de manifiesto los errores sistemáticos que se producen por parte de la junta de salud y ponen en riesgo la vida de pacientes.

«Estaba decidido a averiguar qué le sucedió a su esposa, pero se ha convertido en una búsqueda para investigar las fallas del sistema en beneficio de los pacientes del norte de Gales en su conjunto. Va más allá de un caso aislado de negligencia. ¿Cuántas otras personas han sido objeto de informes erróneos y fallas sistemáticas como lo fue Catherine?», ha señalado el abogado de Dave, Richard Jones.