Imagen de Chcicho Castillo en uno de sus cortometrajes

España, conmocionada: Fallece demasiado joven el actor Chicho Castillo

El actor ha perdido la vida a los 58 años

El actor Chicho Castillo ha fallecido a los 58 años de edad en Madrid  en el hospital madrileño Gregorio Marañón. El que también fue jugador de rugby estaba vinculado al mundo hostelero en los últimos años.

Chicho se dio a conocer al formar parte de una multitud de proyectos cinematográficos como actor de reparto, profesión con la que desarrolló una amplia trayectoria. Además, fue conocido por ser un amante del deporte y, concretamente, del rugby. 

Uno de los últimos papeles del actor grancanario fue en 'Hierro', la serie de Movistar+ protagonizada por Candela Peña, en la que daba vida al padre de Daniel. Precisamente esta serie está siendo una de las más vistas de la plataforma.

Chicho Castillo fue uno de los actores más versátiles

Las redes sociales se han volcado con Chicho, que despertaba una enorme simpatía por muchos, en especial por sus compañeros de trabajo, que han recordado al actor como la gran persona que fue.

Castillo comenzó su andadura en la interpretación en el teatro con la compañía La Barraca. En televisión, hizo episódicos en varias de las series más seguidas de España como 'El Juramento de Punta Brava', 'Balas Perdidas', 'Al salir de clase', 'Física o química' y 'Ana y los siete'.

El actor también desarrolló gran parte de su carrera en muchos cortometrajes, siendo una de las caras fijas en este tipo de contenido audiovisual. 'Viejos perdedores', de Rubén Ordieres, es uno de los mejores cortos en los que participó, que además obtuvo numerosos galardones internacionales y la candidatura a los Goya.

Posteriormente, trabajó en los largometrajes 'Insomnio', de Chus Gutiérrez, 'Goya en Burdeos', de Carlos Saura, 'Cuba Libre', de Rai García, 'Rec 4', de Jaume Balagueró, y 'Cómo sobrevivir a una despedida', de Manuela Moreno. Chicho ha sido uno de los actores de reparto más polifacéticos que se recuerdan en los últimos años, llegando a hacer pequeños papeles muy diferentes entre si.

Respecto a sus proyectos hosteleros, Chicho  estuvo más de 20 años anclado en la calle Manuela Malasaña, en locales de restauración ya desaparecidos como el Molly Malone’s y el Ave Fénix, del que era socio, y vinculado también a un clásico como Casa Maravillas.