Sanitario en un laboratorio realizando pruebas

España teme la posibilidad de una cuarta ola de Covid sin haber superado la tercera

Un levantamiento de las restricciones antes de tiempo, coincidiendo con la Semana Santa, podría volver a disparar los contagios

La cronología de la pandemia de coronavirus en nuestro país es muy parecida a la de otros países de nuestro entorno y ha dejado marcado cierto patrón sobre las idas y las venidas de lo que llamamos 'olas', es decir, los momentos en los que el virus se expande sin control dentro de nuestras fronteras. 

España ha superado ya dos olas, la primera, que nos pilló casi por sorpresa y obligó a un confinamiento domiciliario muy duro durante dos meses, entre marzo y abril del 2020; y la segunda, que nos cogió con la guardia bajada después de una inusual tranquilidad durante todo el verano. 

logo Twitter¿Aún no nos sigues en Twitter? ¿A que esperas? 📲Tus noticias preferidas al momento en el móvil con España Diario! Pincha aquí, TE ESPERAMOS!

Actualmente estamos viviendo ya la tercera ola, que está siendo mucho peor que la segunda y que en algunas autonomías incluso ha superado datos de la primera, y que coincidió especialmente con el final de las fechas navideñas. Muchos expertos lo alertaron, y aun así, parece que ni las autoridades ni la sociedad acabó de creerse los peores augurios, o quizás sí, pero no importó. 

Cuando todavía estamos en la parte alta de la tercera ola, aunque con datos que ya llevan días descendiendo en casi todo el país, hay una pregunta que vuelve a rondar en la cabeza de muchos ciudadanos y que nos lleva a pensar en el futuro: ¿habrá una cuarta ola?. «Por supuesto que es posible», dijo Fernando Simón de forma contundente. 

La situación ahora es distinta a la que se vivía en España antes de Navidad, aunque hay ciertos paralelismos que empiezan a cumplirse. A finales de octubre, el país se encontró en el pico de la segunda ola, pero las restricciones impuestas en la mayoría de comunidades autónomas hicieron que la incidencia y los casos fuesen en claro descenso durante todo el mes de noviembre. 

Con la entrada del mes de diciembre, y especialmente del Puente de la Constitución, hacia mitades de mes empezó a verse un repunte de casos provocado por la relajación de las restricciones cuando todavía no se había bajado del todo la incidencia, que según Sanidad debía ser de 50 o incluso 25 casos para estar tranquilos, pero que se quedó en torno a los 180 casos antes de volver a subir. 

El objetivo fue 'salvar' la Navidad y el mes de diciembre, en general, ya que se trata de uno de los meses de más consumo, y el mejor mes, económicamente, para muchos sectores. Una vez pasadas las fiestas, y con los casos ya disparados, se retomaron las restricciones más estrictas, pero era tarde: la incidencia se disparaba en todo el país hasta los 899 casos y en algunas comunidades se superaban los 1.300 o 1.400 casos. 

La situación ahora es parecida a la del mes de noviembre: los casos están bajando, en algunas zonas a más velocidad que en otras, y en muchos círculos se empieza a hablar de una nueva desescalada. Los expertos ya se han mostrado preocupados por repetir lo mismo que ocurrió en noviembre, y creen que hace falta bajar todavía más los casos para empezar a levantar restricciones.

'Salvar' la Semana Santa o la cuarta ola

Otros sectores, en cambio, ya tienen un objetivo: 'salvar' la Semana Santa, uno de los periodos festivos por excelencia de nuestro calendario. Este año, la Semana Santa cae en la última semana de marzo y principios de abril, por lo que queda como mínimo un mes y medio de margen para controlar del todo la tercera ola. 

Según Fernando Simón, lo que podamos hacer en Semana Santa dependerá de la situación en la que lleguemos, y actualmente esa situación es «mala, muy mala», a pesar de la tendencia favorable. 

Otro aspecto a tener en cuenta es el de la vacunación. Cuando comenzó la tercera ola, si consideramos las semanas prenavideñas como el verdadero punto de inicio de los contagios nuevos, todavía no había llegado ninguna vacuna a España, ya que la primera dosis se puso el 27 de diciembre.

En 5 semanas, en España se han administrado 2,1 millones de dosis, y a partir de ahora contaremos también con las de AstraZeneca, por lo que dentro de 8 semanas, coincidiendo con la Semana Santa, lo normal es que se haya alcanzado una cifra en torno a 7-8 millones de dosis puestas, y probablemente se superen los 2 o 3 millones de personas vacunadas con las dos dosis. 

Aunque son datos insuficientes para la inmunidad de rebaño, hay quien cree que estas cifras ya podrían empezar a notarse para el mes de abril, lo que haría que las futuras olas de Covid-19 que pudiésemos tener en España no alcancen los picos vistos durante la tercera. 

Así pues, si España consigue mantener la curva descendente de contagios hasta el mes de abril, es posible que se pueda evitar una cuarta ola, y en el peor caso sufrirla, pero de forma más leve. Pero si las restricciones se levantan antes de tiempo y llegamos a Semana Santa con un nuevo aumento de contagios, los expertos presagian una cuarta ola de características similares a la actual.