Sanitario vacunando en el brazo a una persona

Fallece 25 minutos después de recibir la vacuna contra el coronavirus

Algunas personas que estaban en el lugar de los hechos trataron de reanimarle sin éxito

La pandemia continúa cobrándose vidas a nivel global y algunas de ellas ocupan por su notoriedad las portadas de todo el mundo. Uno de estos casos lo ha causado un anciano de más de 70 años que tras ser vacunado, se derrumbó y falleció en New York, Estados Unidos. 

Las autoridades estadounidenses lo han reportado este mismo lunes, cuando el ciudadano se encontraba en el Centro de Convenciones Jacob Javits de Manhattan, solo 25 minutos más tarde de haber recibido una vacuna para prevenir el Covid. Así lo ha informado en un comunicado el comisionado de Salud del estado, a través del doctor Howard Zucker. 

logo Twitter¿Aún no nos sigues en Twitter? ¿A que esperas? 📲Tus noticias preferidas al momento en el móvil con España Diario! Pincha aquí, TE ESPERAMOS!

Según el personal del centro sanitario numerosas personas que se encontraban presentes en el lugar del incidente trataron de prestarle auxilio al hombre. Los intentos fueron en vano y minutos más tarde los expertos del centro le declararon como fallecido. 

El caso en profundidad

Por el momento la identidad de la víctima no ha trascendido según recoge el medio 'Daily Mail', ni tampoco la pertenencia de la vacuna recibida. «Los indicios nos indican que el hombre no tuvo ningún tipo de reacción alérgica a la vacuna» según declara el médico que analiza el caso.

Por el momento existe una investigación que intenta averiguar las posibles causas que hayan llevado al individuo a perder la vida, sobre todo porque la tasa de alérgicos a la vacuna son extremadamente raras. Los pocos casos que se han reportado por el momento suelen estar vinculados a una reacción alérgica denominada anafilaxia.

Es una reacción que puede llegar a poner en riesgo la vida del paciente —aún más si se trata de una persona anciana en riesgo— y que se basa en la alteración del sistema inmune provocando la liberación de un torrente de sustancias químicas que pueden causar un choque en el organismo.

Una bajada de la presión arterial, un estrechamiento de las vías respiratorias o el bloqueo de toda respiración. Algunos de los síntomas que la acompañan están vinculadas con el pulso débil y acelerado, erupciones cutáneas, náuseas o vómitos. A pesar de que este supuesto es el que más fuerza cobra mientras se barajan las hipótesis pertinentes, desde la dirección del centro no se ha emitido un dictamen final y están a la espera de las fuerzas de la ley.

Una vacuna fiable

El encargado de la rama sanitaria del hospital Jacob Javits también ha señalado que tanto él, como otros expertos en salud pública creen que la vacuna es segura. Reclama de esta manera que si la ciudadanía continúa respetando las medidas de distanciamiento social, las restricciones de movilidad y el uso de mascarilla, con el golpe de efecto de las vacunas se conseguirá doblegar la pandemia.

Por el momento prácticamente un millón de personas han sido vacunadas en la ciudad de Nueva York, de las cuales 1,5 millones de dosis han sido repartidas por la totalidad del estado. En el territorio estadounidense los datos apuntan a un cambio de la dinámica y a una clara apuesta por el proceso de prevención a través de la distribución de vacunas.

Tanto es así que el número de vacunados supera a la cuantía de infectados, con un promedio de 1,3 millones de inyecciones sal día. Por el momento el total de vacunados en el territorio americano se sitúa en 42 millones de dosis, una cantidad que serviría para vacunar prácticamente a la totalidad del territorio español.

Sobre estos datos el doctor Zucker anima a todos los ciudadanos que estén incluidos dentro de los grupos de riesgo a que se inyecten la vacuna. EEUU ha administrado para el 2,78% de los casos las dos dosis de la inyección, y la primera para el 9,6 por ciento.