Imagen del planeta Tierra

Los expertos alertan: El cambio climático podría volver a provocar una extinción masiva en la Tierra

Hace 360 millones de años un agujero en la capa de ozono colapsó nuestro planeta. La mano del hombre puede acelerar una situación parecida

Un evento de extinción hace 360 millones de años, que mató a gran parte de las plantas y la vida acuática de agua dulce de la Tierra, fue causado por una breve ruptura de la capa de ozono que protege a la Tierra de la radiación ultravioleta (UV) dañina.  Así lo han confirmado los investigadores de la Universidad de Southampton, en Reino Unido, han demostrado que a. Según publican los autores en la revista 'Science Advances', se trata de un mecanismo de extinción recientemente descubierto con profundas implicaciones para nuestro mundo actual en calentamiento..

Ahora,  los científicos han encontrado evidencia que demuestra que los altos niveles de radiación UV colapsaron los ecosistemas forestales y mataron a muchas especies  al final del período geológico del Devónico, hace 359 millones de años. Esta explosión dañina de radiación UV ocurrió como parte de uno de los ciclos climáticos de la Tierra, en lugar de ser causada por una gran erupción volcánica.

Rápido calentamiento

El colapso del ozono ocurrió cuando el clima se calentó rápidamente luego de una intensa edad de hielo y los investigadores sugieren que la Tierra hoy podría alcanzar temperaturas comparables, posiblemente desencadenando un evento similar.

El equipo recolectó muestras de rocas durante expediciones a regiones polares montañosas en el este de Groenlandia, que una vez  formaron un enorme lecho de lago antiguo en el árido interior del viejo continente de arenisca roja, compuesto por Europa y América del Norte.

Los científicos concluyeron que, durante un período de rápido calentamiento global,  la capa de ozono colapsó por un corto período, exponiendo la vida en la Tierra a niveles dañinos de radiación UV y desencadenando un evento de extinción masiva en tierra  y en aguas poco profundas en el límite Devónico-Carbonífero.

Después del derretimiento de las capas de hielo,  el clima fue muy cálido, con el aumento del calor sobre los continentes empujando químicos destructores de ozono generados más naturalmente en la atmósfera superior.  Esto dejó entrar altos niveles de radiación UV-B durante varios miles de años.

El escudo térmico desapareció

El investigador principal, el profesor John Marshall, de la Facultad de Ciencias del Océano y de la Tierra de la Universidad de Southampton, explica que «el escudo de ozono desapareció por un corto tiempo en este antiguo período, coincidiendo con un breve y rápido calentamiento de la Tierra. Nuestra capa de ozono está naturalmente en un estado de flujo, que se crea y pierde constantemente, y hemos demostrado que esto también sucedió en el pasado,  sin un catalizador como una erupción volcánica a escala continental».

Durante la extinción, las plantas sobrevivieron selectivamente, pero fueron enormemente interrumpidas a medida que el ecosistema forestal colapsó. El grupo dominante de peces blindados se extinguió. Los que sobrevivieron, tiburones y peces óseos, siguen siendo hasta hoy los peces dominantes en nuestros ecosistemas.

El profesor Marshall dice que los hallazgos de su equipo tienen implicaciones sorprendentes hoy. «Las estimaciones actuales sugieren que alcanzaremos temperaturas globales similares a las de hace 360 millones de años, con la posibilidad de que un colapso similar de la capa de ozono pudiera ocurrir nuevamente, exponiendo la superficie y vida marina poco profunda a radiación mortal. Esto nos llevaría del estado actual del cambio climático a una emergencia climática»