Enfado por la decisión de Pedro Sánchez con el brote más extendido de España

Quim Torra no está dispuesto a acatar la decisión del juez de rechazar el confinamiento en Lérida

La decisión de la Generalitat de proceder al confinamiento total de la población de la comarca del Segriá ha sido rechazada por un juez. Por su parte, el Gobierno central no tiene previsto intervenir en la provincia de Lérida. Pedro Sánchez ha sugerido que se apliquen medidas alternativas al encierro en su lugar.

Atajar los rebrotes de coronavirus es fundamental para controlar la pandemia que asola en planeta entero. La comarca del Segriá es una de las más afectadas por estos nuevos brotes en España.

Un juez ha desestimado la decisión de la Generalitat de confinar de nuevo la provincia de Lérida, pero Quim Torra no está dispuesto a aceptarla. Ha desafiado la decisión del juez y ha pedido a los ciudadanos que acaten las normas del Govern. Quim Torra ha informado además de que esta tarde aprobará un decreto ley para establecer esta medida.

El papel del Gobierno central

Desde el Gobierno central se ha pedido que se tomen medidas menos duras que el encierro como la clausura de locales, instituciones municipales o limitaciones de aforo. Recuerdan que esto ya se ha llevado a cabo en otros territorios como Lugo y ha funcionado.

Además, fuentes del Gobierno han insistido este lunes en que en la actual ‘fase de control’ de la pandemia son las comunidades autónomas las que tienen que tomar las decisiones. El Ministerio de Sanidad está para ayudar en lo que precisen, pero no para tomar ninguna decisión. Ahora esto les corresponde a los gobiernos autonómicos.

Los tres escalones

De momento, desde Sanidad se insiste en que la situación se encuentra en el primero de los tres escalones que pueden preverse frente a los rebrotes. La comunidad autónoma es la que tiene que tomar decisiones y medidas para atajarlo.

El segundo escalón se daría en el caso de que un brote afectase a territorios de varias comunidades autónomas. En este caso las medidas se tomarían en coordinación con el Gobierno central y los autonómicos. Dentro del marco del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud, sería de obligado cumplimiento en todos los territorios afectados.

Por su parte, el último escalón consistiría en volver a decretar el estado de alarma, algo que por el momento se ha descartado en todos los rebrotes del país.