Imagen de un hombre cambiando la hora de unos relojes

La empresa española con 200 trabajadores que trabajan 4 días a la semana: cómo lo hacen

«Sabes que cuentas con un día menos y te organizas para aprovechar al máximo el tiempo que tienes»

Hace unos meses, conocíamos la noticia de que el Gobierno de España aceptase por fin un proyecto piloto sobre la jornada laboral de cuatro días semanales, para empresas interesadas en la propuesta. De esta manera, España se convertiría en uno de los primeros países a nivel mundial en ensayar la semana laboral de cuatro días.

Fue la formación política de izquierda Más País el que se ocupó de anunciar que el Gobierno había aceptado su propuesta de probar la idea. Lo cierto es que hasta el momento se han mantenido conversaciones, entre estos dos y se espera que la próxima reunión se desarrolle durante las próximas semanas.

¿Aún no nos sigues en Twitter? ¿A que esperas? 📲Tus noticias preferidas al momento en el móvil con España Diario! Pincha aquí, TE ESPERAMOS!

La primera empresa española en instaurar este tipo de estrategia en su plantilla, es Software Delsol, una entidad andaluza dedicada a la fabricación de software de gestión orientados a pequeñas y medianas empresas.

¿Aún no nos sigues en Telegram, la nueva mensajería de moda? ¿A que esperas? Tus noticias preferidas al momento en el móvil y gratis! Pincha aquí, TE ESPERAMOS!

Esta misma nació en 1993, y su sede principal se ubica en Jaén. Así mismo, cuenta con una plantilla compuesta por un total de 190 trabajadores, de diferentes edades y con una media comprendida de 41 años. En estos días, su principal factor diferencial con respecto al resto de empresas es el de ser el primer organismo en apostar firmemente por implantar la jornada laboral de 4 días semanales en sus trabajadores.

La estrategia de 4 días afecta al 100% de la plantilla

Una fórmula que comenzaron a ponerla en práctica en enero de 2020, momentos previos a la pandemia de coronavirus, y que, a día de hoy, más de un año después, los propios directivos afirman que ha sido todo un acierto.

La realidad es que desde el Estado de Alarma están teletrabajando y, a su vez, el cien por cien de los trabajadores desarrollan una jornada laboral que constaría de 4 días a la semana. Una filosofía que se ha convertido en todo un referente para la empresa.

En este sentido, la empresa formuló dos grupos de trabajo. En primer lugar, estarían los grupos que no trabajan los viernes, y que se corresponden con los departamentos que no tienen contacto directo con clientes. Mientras que, el resto de trabajadores del segundo grupo, hacen turnos rotativos en su día de descanso semanal. En este último lo formarían los departamentos que tienen contacto directo con clientes.

Esta empresa andaluza ha implantado este nuevo método estratégico de trabajo y Ana Arroyo, su responsable de Recursos Humanos, explica las claves del éxito de la medida que «avalan los datos».

En esta línea, se situarían datos realmente beneficiosos como la reducción de absentismo, un crecimiento de 5 puntos por encima de la facturación prevista.

En el caso de la encuesta de clima laboral, se ha calificado con un 8,9 y en la encuesta de satisfacción del cliente con un 8,64.

Igualmente, también se ha visto incrementado el compañerismo, tal y como explican los trabajadores. Ha habido una mejora de rendimiento, según la dirección, un incremento de compromiso. La retención de talento con una rotación del 0% y una mejora en la captación de talento.

Por otra parte, y no menos importante, se han establecido reuniones de 20 minutos como máximo. Según la jefa de Recursos Humanos de Delsol, Ana Arroyo, el trabajador de esta manera aprovecha mucho más el tiempo de trabajo. «Sabes que cuentas con un día menos y te organizas para aprovechar al máximo el tiempo que tienes. Las reuniones son más productivas y no se extienden más de 20 minutos», comenta.

Igualmente, cree que «ha mejorado el rendimiento e incrementado el compromiso. Ha mejorado el clima laboral y descendido la rotación».

También subraya: «Esta medida debe ser estudiada por cada empresa. ¡No es café para todos!»