Imagen de una mujer con la menstruación

Confirman los efectos de la vacuna en la regla de las mujeres

La vacuna del coronavirus deja secuelas en la población femenina

La vacuna del coronavirus ha dejado secuelas a muchas mujeres. La mitad de las inmunizadas ha experimentado alteraciones en la regla, como retrasos, adelantos en el ciclo menstrual o un sangrado más abundante. En algunos casos incluso llegaron a desaparecer durante un tiempo.

Así lo confirman distintos estudios llevados a cabo en diferentes partes del mundo. Entre ellos España, Noruega, Estados Unidos y Reino Unido. Detectaron un mayor número de incidencias a medida que avanzaba la campaña de vacunación y eso ha obligado a realizar nuevas investigaciones.

Un análisis realizado por la Universidad de Extremadura, con una muestra de 17 515 mujeres vacunadas, desveló que la mitad de ellas sufrió problemas. Padecieron algún tipo de alteración en el ciclo menstrual, sobre todo a partir de recibir la segunda dosis.

Un sanitario introduciendo una aguja en un bote de la vacuna de AstraZeneca
La vacuna del coronavirus origina alteraciones en la regla. | GTRES

Aún es un tanto prematuro vincular la vacuna del coronavirus a estos cambios. Los expertos advierten que todavía se precisan de más investigaciones para tener una confirmación. No descartan tampoco que se traten de alteraciones habituales entre la población.

Hasta la fecha no se ha establecido una relación causal. Hay que decir que con anterioridad sí que hubo estudios con otras vacunas que sí reportaron este tipo de problemas. De ahí que exista una cierta lógica en que pueda repetirse también con la del covid.

La ginecóloga y obstetra-divulgadora Miriam Al Adib Mendiri, participó en el estudio español. Explica que "estamos en ese punto ahora, en el de analizar los datos que tenemos". Tratan de estudiar "el nivel de impacto de estos cambios en el ciclo menstrual y su grado de severidad y duración", cuenta a La Razón.

Ponen el ejemplo de la mallorquina Fernanda Llambías, de 29 años. Desde que recibió la vacuna del coronavirus en julio, su salud ginecológica ha ido a peor. Cuenta que los "dolores tardaron más o menos un mes en aparecer, pero cuando lo hicieron fue de un modo insoportable". 

Con desesperación relata que desde octubre del año pasado "empecé a tener diarreas y vómitos todos los días". Eso le llevó a recorrer varios hospitales y especialistas en busca de una solución.

"A principios de diciembre fui al ginecólogo a hacerme una revisión y me dijeron que estaba todo bien. Yo seguía con dolores que no se me pasaban tomando ibuprofeno", explica. Pero unos días después se contagiaría de coronavirus y empezaría a empeorar la situación.

Sanitario vacunando en el brazo a una persona
La vacuna deja secuelas en las mujeres. | Bernd Wüstneck / Dpa-Zentralbild

"Lo pasé con algo de fiebre, pero sin más molestias. Hasta la primera regla posterior, que me dio un dolor de morirme, mucho más fuerte que en los meses anteriores", confiesa. En febrero, cuando le baja la regla de nuevo, sufre un dolor como el de un cólico nefrítico.

Le hicieron varias pruebas y llegaron a la conclusión de que el problema podría tener su origen con la vacunación y su posterior contagio. "Fue la primera vez que un médico me habló de ello. Hasta entonces no sabía que pudiera tener algo que ver con eso", añade.

El riesgo de la vacuna en las mujeres

Esta chica nunca pensó que la vacuna del coronavirus pudiera ser el causante de sus problemas con la regla. A comienzos de año, investigadores estadounidenses ya habían alertado sobre casos de cólicos nefríticos vinculados a la inmunización con vacunas de ARNm. Esto también arrojaba las primeras sospechas que vinculaban los fármacos con los desajustes menstruales.

▶️ Los 5 síntomas de Deltacrón, la nueva variante del coronavirus

En estos momentos, la joven tiene una piedra de 6,8 cm, infección de orina, un diagnóstico de endometriosis y un quiste en los ovarios. El dolor se ha instalado en su vida de manera permanente. "Tomo Enantyum todos los días y, probablemente me tengan que operar si la endometriosis no se me cura con la píldora", remarca.

Confiesa que "es horrible. Y lo peor de todo es que no se conozca, que haya tardado tanto en saberse. Sabiéndolo, quizás habría gente que nos hubiéramos pensado si vacunarnos o no", añade.

De momento, no hay una evidencia científica que asocie la vacuna del coronavirus con estas alteraciones en la regla. Pero los datos están ahí y cada vez son más las mujeres que sufren este tipo de secuelas.