Prova del coronavirus

Atención coronavirus: Detectan el virus por primera vez en la leche materna

Según el estudio realizado, tras 14 días, tanto la madre como el bebé se recuperaron por completo del Covid-19

Según los resultados obtenidos por virólogos alemanes de la Universidad de Ulm, han detectado, por primera vez, presencia de coronavirus  en la leche materna de una mujer infectada  por el Covid-19. Pese a ello, de momento no ha quedado demostrado que se pueda contagiar a través de la lactancia.

Los científicos han analizado la leche de dos mujeres que compartieron habitación tras dar a luz y que ambas han desarrollado síntomas. Según apunta el comunicado de los especialistas, tanto ellas como los recién nacidos han dado positivo  en coronavirus.

Según los análisis, publicados por la revista ‘The Lancet’, la muestra de la madre que enfermó en primer lugar estaba libre de RNA viral, mientras que en la leche analizada de la segunda mujer —que empezó a notar síntomas de coronavirus tras haber recibido el alta— dio positivo  hasta en cuatro ocasiones seguidas.

Protocolos en caso de ser madre con infección

Tan pronto como se sospechó que padecía de coronavirus, la mujer empezó a utilizar mascarilla  para sostener al recién nacido y a desinfectarse las manos y el biberón que utilizaba según como marcan los protocolos sanitarios en relación a la pandemia mundial. A pesar de esto, no se ha podido demostrar que el menor se infectase a causa de la lactancia.

Según ha declarado el profesor Jan Münch: «Nuestro estudio demuestra que el SARS-CoV-2 puede estar presente en la leche  de mujeres lactantes con infecciones agudas. Pero no sabemos con qué frecuencia ocurre, ni si los virus que se encuentran en la leche son infecciosos y pueden ser transmitidos al bebé».

Según el estudio realizado, tras 14 días, tanto la madre como el bebé se recuperaron  por completo del Covid-19. Según se conoce, la manera más común de contagio de coronavirus son las gotitas de saliva que salen expulsadas al hablar, por ejemplo.

La OMS (Organización Mundial de la Salud) no recomienda la interrupción de la lactancia directa en caso de infección, aunque sí en casos en los que la madre presente síntomas de infección severa.