Fernando Simón, en una compareixença a la Moncloa

«Que quede claro»: Fernando Simón aclara detalles de la salida de los niños a la calle

El Gobierno quiere dar salida a una demanda popular sin correr riesgos excesivos y prima la precaución

Durante los últimos días la salida de los niños ha sido el tema estrella en torno al plan del Gobierno para ir saliendo del confinamiento, pero ante las especulaciones y las demandas de todo tipo el director del Centro de Coordinación de Emergencias y Alertas Sanitarias, Fernando Simón, ha querido ser tajante: «Que quede claro, los niños no van a salir a jugar».

Simón recuerda que aún estamos en la primera fase, la del confinamiento, y aún no hemos empezado la del desescalamiento, y por eso el hecho de que los niños puedan empezar a salir a la calle  a partir del próximo lunes no significa que sea una salida libre, para jugar: «No es eso de abrir la puerta y que salgan con los vecinos».

Como sucedió con la medida de la vuelta al trabajo para  actividades económicas no esenciales, en este caso el Gobierno  quiere acceder a una  demanda generalizada sin incurrir en riesgos excesivos, y quiere ser muy cauto en cuanto a las condiciones de la salida de los niños.

Los últimos datos son esperanzadores para el Gobierno y las autoridades sanitarias. El  ministerio de Sanidad  informa este lunes que el número de contagiados diarios se ha reducido y que el  número de fallecidos diarios vuelve a bajar (399 en las últimas 24 horas).

Hay otro dato para la esperanza, el de los curados. Según datos oficiales se han curado 80.587 personas, que supone 3.230 recuperados cada día, y también ha habido un descenso de las personas que dan positivo en los test, de 26,8% al 3,1% en un mes.

El propio Fernando Simón ha calificado los nuevos datos de «un muy balance» al que se tiene que sumar un 0,7% de nuevos ingresos hospitalarios  y un 0,8% en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI), lo que indica que también ese dato va mejorando. Estos indicadores dan esperanza al Gobierno, que es aún más optimista respecto los próximos días.

Todo ello revela, según Simón, que las medidas de control de la epidemia están funcionando, pero también recuerda que se ha logrado llegar hasta aquí gracias a  medidas de confinamiento muy duras que ahora deben seguir su evolución con muchas precaución.

Mayores y enfermos, los útlimos en salir

El próximo horizonte para el Gobierno es el inicio de la desescalada  que permitirá recuperar algo de libertad de movimientos, pero esto no empezará hasta dentro de tres semanas. Hasta entonces, las autoridades descartan dejar que la gente salga a  hacer ejercicio porque esto no podría hacerse sin riesgo de contacto entre la gente y, por lo tanto, nuevos contagios.

En el caso de  gente mayor y  enfermos crónicos  el problema no está tanto en el contagio sino que al contagiarse el riesgo para su salud es muy alto, y este sea probablemente el sector de la población que tarde más en salir del confinamiento.