Personas paseando con mascarillas por las calles de Wuhan, origen de la pandemia

China ya tiene la solución para volver a los centros comerciales

La tecnología ha cobrado gran importancia en China, gracias al desarrollo de dispositivos y sistemas enfocados a controlar el riesgo de contagio en las zonas de gran afluencia

Poco a poco China va recuperando la normalidad. Tomando todas las medidas de seguridad e higiene necesarias,  los asiáticos empiezan a acudir a restaurantes, discotecas y, a partir de ahora, incluso centros comerciales. 

Estos espacios cerrados preocupan especialmente debido a la aglomeración de personas que se puede producir en su interior, tal y como sucede con los  medios de transporte o algunas fábricas. 

La tecnología ha cobrado gran importancia en estos espacios, gracias al desarrollo de dispositivos y sistemas enfocados a controlar las zonas de gran afluencia. 

Algunos de los aparatos más sofiticados y utilizados son los termómetros infrarrojos o las cámara termográficas, pero ahora en China presentan un nuevo sistema que supera todas las expectativas. 

Cabina anti coronavirus

Se trata de una propuesta del fabricante chino de autobuses King Long cuyos ingenieros han desarrollado una cabina de desinfección y medición de temperatura corporal para luchar contra la pandemia.  

La cabina, que recibe el nombre de ANMO  ha sido desarrollada dentro del instituto gubernamental de investigación tecnológica e ingeniería del propio fabricante. 

Desde la compañía aseguran que se puede instalar en cualquier ubicación con gran afluencia de público debido a su rápida capacidad de evaluación y desinfección. 

En tan solo 5 segundos, la cabina realiza un control de la temperatura corporal de cada persona,  lanzando una señal lumínica y acústica en caso de que se detecte fiebre. 

Sin embargo, lo verdaderamente increíble de esta máquina es que simultáneamente a la medición de temperatura una desinfección corporal completa en los 360 grados, incluyendo todas las pertenencias que la persona lleve encima. 

El sistema es capaz de realizar  720 operaciones cada hora, lo que lo convierte en una tecnología muy útil para aquellos espacios de gran afluencia sin entorpecer demasiado el flujo de personas.

Exportación al mundo

En China se han instalado de forma preferente en los  centros industriales y en los colegios, aunque su implatación se está llevando a cabo en cadenas de supermercados, aeropuertos, estaciones de transporte público, concesionarios de vehículos, centros comerciales y hospitales.

Sin embargo,  China no es el único país que está haciendo uso de este sistema. La empresa ha recibido ya los primeros 9.000 pedidos  de la cabina y, aunque la mayoría están destinados al propio país asiático, otros estados como Rusia, Taiwán, Tailandia, Filipinas, Malta y Túnez  ya han adquirido algunas unidades. 

En España ya se han desarrollado cabinas de desinfección muy similares, aunque sin detección de temperatura. Sin embargo, el sistema aún no se estaría implantando debido a su alto corte. Según ha informado Kin Long España, el coste en nuestro país de esta cabina oscilaría entre los 3.500 y los 12.500 euros.