Imagen de dos sanitarios en un hospital de Roma, en Italia, durante la pandemia

Descubren el grave riesgo que corren las personas infectadas por ómicron

La inmunidad en los contagiados por Ómicron podría durar tan solo unos tres o cuatro meses

Es innegable que la situación epidemiológica en España avanza favorablemente. Desde hace unos meses, se ha venido registrando un descenso en los contagios de COVID-19 y en los datos de incidencia acumulada por cien mil habitantes. Un hecho que influyó considerablemente en la retirada a principios de año de la mayoría de restricciones que aún seguían vigentes.

El pasado mes de febrero se retiraba la mascarilla en exteriores y la obligatoriedad de las cuarentenas para las personas contagiadas del virus, tanto vacunadas como no vacunadas. Y ayer mismo se anunciaba que las mascarillas dejarán de ser obligatorias en interiores el próximo 19 de abril. A partir de esa fecha, solo se deberá usar la mascarilla en los centros sanitarios y sociosanitarios, y en el transporte público.

Sin embargo, investigadores del Hospital Universitario de Helsinki avisan sobre la escasa inmunidad en las personas contagiadas con la variante Ómicron. "Recuperarse de Ómicron proporciona una inmunidad de, al menos, un 50% durante un periodo de cuatro meses. A partir de ahí, el riesgo de infectarse es más alto", advierte Lasse Lehtonen, director de diagnóstico del distrito de hospitales de la universidad finlandesa. 

Plano medio de una mujer mirando hacia un lado y con la mascarilla puesta
La inmunidad en los contagiados por Ómicron decae a los tres o cuatro meses. | Pixabay

Una de las investigadoras de la Universidad de Witwatersrand apuntó en una sesión informativa de la Organización Mundial de Salud (OMS) que "la infección previa solía proteger contra la variante delta y ahora con Ómicron no parece ser el caso".

▶️ Anuncian la fecha oficial del fin de las mascarillas

La importancia de las vacunas

Así, insta a la población a que se vacune de nuevo. La vacunación ha demostrado ser eficaz para prevenir posibles contagios de SARS-CoV-2 cuando aún surgen nuevas variantes de la enfermedad. Lehtonen explicó que "las vacunas parecen brindar una mejor protección contra las formas graves de la enfermedad que la inmunidad natural. De este modo, vacunarse contra la COVID-19 es beneficioso".

A pesar de todo,  los contagios por coronavirus en Finlandia han aumentado. Desde el pasado viernes, se han registrado 6.000 nuevos casos. Según las autoridades sanitarias del país, ya son 889.000 contagios los que se han registrado desde el inicio de la pandemia, en marzo de 2020. No obstante, Eeva Ruotsalainen, subdirectora del Hospital Universitario de Helsinki, ha declarado que "la retirada de restricciones coincidió con el incremento de contagios".

Una enfermera preparando una vacuna.
Las vacunas protegen contra las formas graves de la COVID-19. | GTRES

Los síntomas por reinfección con Ómicron

Tras el contagio con Ómicron, los síntomas al volver a padecer la enfermedad son similares a los que presenta la variante original. Los pacientes que se infectan por primera vez de COVID-19 con esta variante podrían presentar unos síntomas muy parecidos.

Mujer sujetando un termómetro porque tiene fiebre
La fiebre es uno de los síntomas causados por la reinfección con Ómicron. | Canva

La sintomatología más común es fiebre superior a los 37,8°C, estornudos, dolores musculares, náuseas y vómitos, dolor de garganta y de cabeza, y fatiga. Cabe destacar, además, que las personas que se infectaron inicialmente con la variante Ómicron suelen ser más jóvenes que los que se infectaron con la variante anterior. Un hecho que reduce considerablemente sus probabilidades de ser ingresados en un centro hospitalario y de presentar un cuadro grave en caso de infectarse otra vez de la enfermedad.