Imagen de una niña con mascarilla y gel desinfectante

Descubren un nuevo síntoma de coronavirus en niños

El crup provoca tos y problemas respiratorios a consecuencia de una inflamación de la tráquea y la laringe

Aunque ya se han cumplido dos años desde el inicio de la pandemia del coronavirus en España, aún siguen siendo desconocidos muchos de los síntomas asociados a la enfermedad.

Recientemente, se ha descubierto un nuevo síntoma de la COVID-19 asociado a los niños que se han infectado con la  variante ómicron o la subvariante BA.2 (ómicron sigilosa). Es el crup  o laringotraqueobronquitis.

Se trata de una infección vírica contagiosa que causa una inflamación de la tráquea y la laringe que, además, provoca tos. También suele producir fiebre y goteo nasal. En algunos casos, podrían aparecer dificultades para respirar durante la inspiración.

Chica rubia con la mano en la boca tras toser en la calle
El crup provoca tos a consecuencia de una infamación de la tráquea y la laringe. | Canva

 

La mayoría de los niños sufren tan solo un único episodio de crup. Sin embargo, existen casos de niños que han presentado episodios repetidos de esta nueva afección, que se ha llegado a bautizar como crup espasmódico. Esta repetición de la infección vírica suele disminuir gradualmente tanto en gravedad como en frecuencia.

Según Antena 3, un informe del Boston Children's Hospital publicado en la revista científica Pediatrics ha notificado que un total de 75 niños se presentaron en urgencias con síntomas de crup y de COVID-19 desde el 1 de marzo de 2020, al inicio de la pandemia, hasta el 15 de enero de 2022.

El primer autor del informe, el doctor Ryan Brewster, ha hablado de "una delimitación muy clara desde el momento en que la ómicron se convirtió en la variante dominante hasta el momento en que empezamos a ver un aumento en el número de pacientes con laringotraqueobronquitis".

▶️ Los 5 síntomas de Deltacrón, la nueva variante del coronavirus

Cómo reconocer los síntomas del crup

Esta nueva afección no empieza de una manera distinta a como empiezan los resfriados. El niño afectado por el crup presentará, al inicio, rinorrea o goteo nasal, estornudos, febrícula y una tos ligera.

A medida que la infección avance, aparecerán otros síntomas, como la ronquera y una tos más metálica o perruna, cada vez más frecuente.

Imagen de archivo de unos niños de espalda
La crup afecta en mayor medida a los niños menores de dos años. | Pixabay

 

Los síntomas tienen una duración aproximada de 3 a 4 días y suelen empeorar por la noche, disminuyendo, en ocasiones, por la mañana. Sin embargo, la gravedad del crup no siempre es la misma en todos los niños. Un caso grave suele presentar estridor, un ruido respiratorio agudo que se produce durante cada inspiración.

Los principales afectados son los niños menores de dos años

Los niños menores de dos años han sido los más perjudicados por el crup. Y el 72% han sido del género masculino. Todos ellos, con excepción de uno que sufría un virus de resfriado común, contrajeron una infección vírica derivada de la COVID-19.

Por lo general, el pronóstico es positivo y la mayoría de los niños se recuperan completamente. De los 75 que acudieron al hospital de urgencias afectados por el crup y el coronavirus, no falleció ninguno. No obstante, 9 de ellos tuvieron que ser hospitalizados y 4 fueron ingresados en la UCI.