Imagen de una pardela volando por encima del mar

Delito ambiental: Dos detenidos por cazar a varios ejemplares de una especie protegida en España

El Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) acusa a los detenidos de un delito contra la fauna

Los Agentes del Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) de la  Guardia Civil  en Fuerteventura  han detenido a  dos varones  como presuntos autores de un delito  contra la fauna, acusados de haber cazado ejemplares  de pardela, una especie protegida. Los dos detenidos presuntamente mataron a un total de 16 ejemplares de pardela cenicienta (Calonectris diomedea boreales), un ave protegida por diversa normativa autonómica, nacional y europea.

Especie protegida

La actuación policial comenzó en la madrugada del 29 de octubre, cuando agentes de la Patrulla Fiscal y de Fronteras que vigilaban el litoral costero de Fuerteventura  interceptaron un vehículo todo terreno con dos varones en su interior que portaban 16 ejemplares de pardela cenicienta, ocultos en dos sacos de tela en el interior de un vehículo.

logo YoutubeLos mejores directos y vídeos de la red en el Youtube de España Diario. No esperes más, pincha aquí y síguenos gratis. ¡TE ESPERAMOS!

A continuación procedieron a la identificación de los dos individuos, con iniciales O.G.G. y J.F.R.M  y vecinos de los municipios de  Puerto del Rosario y La Oliva, y a la incautación de las aves  y útiles empleados en su captura. Esta patrulla avisó de lo ocurrido al Seprona, que remitió las aves  incautadas a la Estación Biológica del Cabildo de Fuerteventura, para su estudio e informe técnico.

Delito penal de hasta 24 meses de prisión

Además, se procedió a la detención de las dos personas como presuntos autores de un delito  que el Código Penal castiga con penas de prisión  de seis meses a dos años o multa de ocho a 24 meses y, en todo caso, inhabilitación especial para determinadas profesiones y oficios y prohibición de cazar o pescar por tiempo de dos a cuatro años.  Los detenidos y los efectos intervenidos han quedado a disposición del Juzgado de Instrucción de guardia en Puerto del Rosario y se ha informado de los hechos a la Fiscalía de Medio Ambiente.