Un camarero sirviendo en unas mesas en la playa durante el verano

La previsión del paro en el sector turístico que anuncia un verano negro en España. El dato asusta

Las empresas descartan contratar personal de sustitución para estos meses y solo habrá refuerzos puntuales

Desde que se aprobó el estado de alarma y se decretó el confinamiento y el parón económico, el sector del turismo empezó a prepararse para la peor temporada en años. Con el avance de la desescalada hasta la nueva normalidad nos hemos plantado ya en los meses de verano, y el dato del paro en el sector turístico no deja lugar a dudas: la crisis ya ha llegado.

La crisis que afecta a uno de los sectores vitales para la economía española se notará sobre todo en las contrataciones de personal en hoteles, restaurantes, bares y comercios. De los 20 millones de personas que visitaron España entre julio y agosto de 2019, sólo llegará una parte, y los puestos de trabajo necesarios también serán menores.

En total, fuentes del sector anuncian que la contratación de desplomará un 60% respecto de la campaña turística del año anterior. El sector de la hostelería prevé una caída cercana al 30% y la cifra de incorporaciones más baja desde el año 2003.

En el caso del comercio mayorista y minorista, las contrataciones van a descender en torno a un 25%. Es uno de los peores datos de los últimos años, con niveles equiparables a los del primer trimestre de 2009, en los primeros compases de la anterior crisis económica. Los datos asustan, y ponen en riesgo la esperada recuperación económica en España. 

Según fuentes del sector turístico, lo que va a perjudicar más serán las limitaciones de aforo y las dificultades económicas de las empresas. Esto repercutirá también a las ofertas de empleo, en un país donde los meses de verano siempre han sido el mejor momento para buscar trabajo. 

En los últimos siete años, el tercer trimestre, que se corresponde con los tres meses de verano, se ha cerrado con una media de creación neta de empleo de 150.000 personas. Este año, la cantidad de personas que logren un contrato será la mitad que el verano pasado, según un informe reciente de Adecco. 

Adiós a las sustituciones de verano

En veranos anteriores, las empresas suelen buscar trabajadores que puedan suplir a miembros de la plantilla que disfrutan de sus vacaciones. Sin embargo, el impacto de la crisis hace que la mayoría de empresas estén centradas en recuperarse y no en contratar nuevos empleados.

Además del turismo, las campañas masivas de contratación en sectores como el del comercio se encuentran paralizadas y la mayoría se servirá de su actual bolsa de empleo. En varias cadenas confirman que apenas habrá refuerzos puntuales en los establecimientos de las zonas más turísticas, lo que anuncia un verano negro para la economía española.

Estas cadenas prevé que durante los meses de verano recurrirán a su plantilla actual, a la que irán rescatando del ERTE, y por lo tanto, la política de contratación caerá también con respecto a la de otro años en ese sector, de forma considerable.